This content is not available in your region

Iham Kadri: buscando la fórmula química apropiada

Access to the comments Comentarios
Por Isabelle Kumar
euronews_icons_loading
Ilham Kadri
Ilham Kadri   -   Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Es una mujer exitosa, con una importante misión. El ascenso de Ilham Kadri a la cima no estaba escrito, inicialmente, en el guión principal. Pero, según la revista Fortune, hoy día, es una de las líderes empresariales más poderosas del mundo. Es la directora ejecutiva de la empresa química Solvay. Su mandato, el 'Santo Grial' de los negocios en estos días, es situar a Solvay, de una manera sólida, en el camino de la sostenibilidad. Y, hacerlo asegurando, al mismo tiempo, la rentabilidad.

La periodista de Euronews, Isabelle Kumar se reune con ella en Bruselas, en el marco de un frío día de diciembre. A Kadri se le unen un par de miembros de su equipo. El ambiente es amistoso y relajado. La conversación está llena de anécdotas.

Ilham Kadri se convirtió en directora ejecutiva en 2019 e, inmediatamente, se puso manos a la obra. Ha dado un paso importante al lograr el compromiso de Solvay con el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Kadri considera que es "un gran paso porque estamos abandonando el carbón y la compañía comenzó hace 159 años con el negocio del carbonato de sodio, utilizando el carbón como fuente de energía primaria". Ella parece impávida ante la tarea pero, añade: "No sabemos cómo vamos a abandonar todo el carbón como energía en nuestro proceso de fabricación, en todo el mundo, para el año 2030. Pero nos comprometemos a hacerlo".

©
Euronews©

Solvay es una de las empresas químicas más antiguas del mundo. Kadri explica que lo que produce, impregna casi todas las facetas de nuestras vidas. Está presente en los componentes para coches, el doble acristalamiento, el carbonato de sodio, el gel desinfectante, e incluso en la esencia de vainilla de nuestros pasteles. Kadri asegura que llaman a la industria química, "madre de las industrias". Abarca una amplia gama y, ahora, Solvay trata de acceder a la llamada 'economía circular'. Esto, como explica Ilham Kadri, solamente puede hacerse en asociación con otros. Uno de los principales proyectos en los que se está trabajando, junto con el gigante de la energía Veolia, es el reciclaje de baterías de automóvil. Una batería está "llena de metales preciosos, de litio, de cobalto" y si estos pueden ser reutilizados el círculo se cierra y "¡los residuos ya no son residuos!"

Kadri es una gran comunicadora. Nos cuenta cómo la sostenibilidad es algo personal en su propia historia. Creció en Casablanca. "Vivíamos en un entorno muy austero y la conservación de los alimentos y del agua significaba mucho en aquella época", relata. Su abuela era analfabeta y fue su primer modelo a seguir. "Me enseñó a amar los libros y a respetar a la gente que deja sus pensamientos y sabiduría por escrito. Siendo una mujer nacida en África, le encantaba la sabiduría y, eso, lo heredé de ella", señala.

Con Kadri al timón, parece que Solvay ha logrado, por ahora, capear el temporal provocado por la COVID-19. Tal vez, la experiencia adquirida al haber crecido en un ambiente austero, le ha permitido ser práctica al enfocar la crisis. Relata con un cierto orgullo que era "la jefa de las mascarillas y no la directora ejecutiva. Todos buscábamos y nos dejábamos la vida por tratar de encontrar suficientes mascarillas para proteger a nuestros empleados". El coronavirus también ha sido un acelerador para la reforma y la reestructuración de las empresas. Esto, además, ha llevado a la pérdida de puestos de trabajo. Kadri lo lamenta pero lo justifica señalando que "tomar un camino diferente podría haber llevado al fracaso. A largo plazo estas 'dolorosas' decisiones salvarán más empleos. Después de nueve meses de crisis creo, de verdad, que somos una empresa mejor", concluye.

Kadri está claramente confiada y se muestra determinada. Cuando se le pregunta sobre la ruptura de dos tabúes, el de ser una mujer particularmente en una industria dominada por hombres y, además, de origen africano, ríe. Afirma que esa nunca fue su intención. "En cierto modo, Isabelle, no me propuse romper ningún tabú sino que me propuse vivir mi vida, vivir mis sueños y seguir mi pasión". Hay un sinfín de temas que a Isabelle le gustaría discutir con Ilham Kadri. Su confianza es impresionante y te desarma. A medida que la conversación llega a su fin, le pregunta qué significa para ella el liderazgo y su respuesta es realmente sorprendente. "Tienes que atreverte a mostrar tu vulnerabilidad. La vulnerabilidad es una fortaleza, no una debilidad. Realmente creo que los líderes que no tienen esos atributos van a fracasar y desaparecerán", concluye.

Y, por lo que parece, Kadri no tiene intención de desaparecer.