This content is not available in your region

La actividad de las fábricas de Asia crece, pero la crisis de Ucrania enturbia las perspectivas

La actividad de las fábricas de Asia crece, pero la crisis de Ucrania enturbia las perspectivas
La actividad de las fábricas de Asia crece, pero la crisis de Ucrania enturbia las perspectivas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Leika Kihara

TOKIO, 1 mar – Las fábricas de Asia mantuvieron una vigorosa recuperación en febrero ante las señales de que el coronavirus estaba teniendo un menor impacto en el negocio, pero la crisis de Ucrania ha surgido rápidamente como un nuevo riesgo que podría interrumpir las cadenas de suministro y empeorar las presiones de los costes.

Las fuertes sanciones internacionales impuestas a Rusia en respuesta a su invasión de Ucrania han sacudido los mercados y han disparado los precios del petróleo, lo que ha agravado los quebraderos de cabeza de las economías asiáticas y de las empresas, que ya sufrían un aumento de los costes de los insumos.

“La guerra en Ucrania es una nueva e importante fuente de incertidumbre”, dijo el martes el gobernador del Banco de la Reserva de Australia, Philip Lowe, después de que su banco mantuviera los tipos de interés en un mínimo histórico.

Aunque el conflicto en Europa del Este se perfila ahora como un riesgo importante para la economía mundial, los indicadores de febrero mostraron que las condiciones habían mejorado gradualmente antes de la importante escalada de la crisis.

Las encuestas de las fábricas chinas, tanto oficiales como del sector privado, mostraron que la actividad se mantiene en territorio expansivo, lo que apunta a la resistencia de la segunda economía mundial a pesar de las presiones de los costes.

La actividad manufacturera también se expandió en Malasia, Vietnam y Filipinas, al reabrirse gradualmente sus economías, incluso mientras las infecciones de ómicron seguían extendiéndose, según mostraron las encuestas.

No obstante, el crecimiento de la actividad de las fábricas japonesas se ralentizó hasta un mínimo de cinco meses en febrero, debido a las continuas COVID-19 restricciones y al aumento de los costes de los insumos.

La expansión de la actividad también se ralentizó en Taiwán e Indonesia, lo que apunta al impacto persistente de las interrupciones de la cadena de suministro causadas por la pandemia.

Las encuestas indican el frágil estado de la recuperación de Asia incluso antes de la crisis de Ucrania.

“El golpe más inmediato de la crisis vendrá del aumento de los precios del petróleo, que supondrá un duro golpe para muchas economías asiáticas”, dijo Toru Nishihama, economista jefe del Instituto de análisis Dai-ichi Life de Tokio.

“Rusia es un gran exportador de gas, metales raros y otros bienes fundamentales para la producción de chips. Eso significa que la crisis podría agravar las interrupciones de la cadena de suministro, lo que sería una mala noticia para países como Japón, Corea del Sur y Taiwán.”

RIESGOS DE INFLACIÓN

La actividad de las fábricas chinas volvió a crecer en febrero gracias al aumento de los nuevos pedidos, según mostró el martes una encuesta privada, aunque el empleo siguió sumido en la contracción.

El índice oficial de gerentes de compras (PMI) de China subió a 50,2 en febrero, manteniéndose por encima de la marca de 50 puntos que separa el crecimiento de la contracción. La lectura de 50,1 puntos en enero ha sido superior a la estimación de los analistas de una desaceleración a 49,9 puntos.

A pesar de este repunte, el PMI oficial de China sigue estando muy por debajo de la media anterior a la pandemia, dijo Julian Evans-Pritchard, economista sénior de China en Capital Economics.

El PMI de Japón descendió a 52,7 en febrero, frente a los 55,4 de enero, lo que supone la menor expansión desde septiembre del año pasado.