This content is not available in your region

La inflación y la guerra enturbian la trayectoria de los tipos de interés de la Fed

La inflación y la guerra enturbian la trayectoria de los tipos de interés de la Fed
La inflación y la guerra enturbian la trayectoria de los tipos de interés de la Fed   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 15 mar – Las nuevas proyecciones económicas de la Reserva Federal esta semana mostrarán hasta qué punto y con qué rapidez sus dirigentes consideran que los tipos de interés subirán este año, en una primera valoración del impacto de la guerra de Ucrania y el aumento de la inflación en el inminente cambio de política monetaria de Estados Unidos.

Se espera que el comité de política monetaria de la Fed eleve los costes de endeudamiento en un cuarto de punto porcentual al final de su reunión de dos días el miércoles, en una sesión que marcará el tono de la reacción del banco central frente al impacto energético provocado por la guerra, que está entrando en colisión con la reapertura económica del fin de la pandemia y la fuerte demanda de los consumidores.

Las últimas proyecciones económicas trimestrales, que se publicarán junto con una declaración de política monetaria a las 2 p.m. EDT (1800 GMT) del miércoles, mostrarán lo que los dirigentes prevén en términos de indicadores clave, como el crecimiento del PIB, la inflación y el desempleo. En particular, las perspectivas actualizadas señalarán la agresividad de los responsables de la política monetaria a la hora de subir los tipos de interés, y si ello podría poner en peligro una racha de bajo desempleo récord según las estimaciones.

Está previsto que el presidente de la Fed, Jerome Powell, ofrezca una conferencia de prensa poco después de la publicación de los materiales para hablar de la reunión y las perspectivas.

En diciembre, los responsables de la política monetaria contemplaban una batalla relativamente benigna con la inflación que requería solo subidas moderadas de los tipos y ningún cambio en una tasa de desempleo que se prevé anclada en el 3,5% hasta 2024, una evolución en materia de empleo que no se producía desde el auge de principios de la Segunda Guerra Mundial en la década de 1950.

La reunión de esta semana “es complicada” por la necesidad de responder rápidamente a la inflación, que ahora está en su punto más alto de los últimos 40 años, pero también por el deseo de controlar los precios sin aumentar la tasa de desempleo, dijo Steve Englander, jefe de análisis macro para América del Norte en el Standard Chartered Bank.

En diciembre, los responsables de la Reserva Federal preveían que el aumento en un total de tres cuartos de punto porcentual para el tipo de interés de referencia a un día, o tipo de los fondos federales, sería suficiente en 2022 para empezar a relajar la inflación hacia el objetivo del 2%.

Desde entonces, el aumento de los precios se ha acelerado —la medida de inflación preferida por la Fed es actualmente del 6%— y el estallido de la guerra en Europa ha añadido una nueva serie de riesgos. Aun así, Englander dijo que los dirigentes de la Reserva Federal todavía pueden rehuir el tipo de política monetaria restrictiva que podría aumentar el riesgo de recesión, y el crecimiento del desempleo, en los próximos años.

“No nos convencen los argumentos extremadamente agresivos” que prevén que la Fed suba los tipos en cada una de sus siete reuniones de política monetaria restantes este año o que señalen, en este momento, que los tipos tendrán que ser restrictivos para ganar la lucha contra la inflación, dijo.

MENSAJEAGRESIVO

Englander prevé que la Fed apunte a subidas de tipos por un total de entre 1,25 y 1,50 puntos porcentuales este año, menos de lo que muchos inversores anticipan actualmente.

La mediana de las estimaciones de los economistas encuestados por Reuters también prevé que la Fed eleve el tipo de interés de los fondos federales desde el actual nivel cercano a cero hasta un rango de entre el 1,25% y el 1,50% para finales de 2022, lo que equivale a cinco aumentos de un cuarto de punto porcentual.

Los inversores en contratos de futuros ligados al tipo de interés de los fondos federales esperan actualmente que la Reserva Federal aumente los costes de los préstamos a un ritmo ligeramente más rápido para terminar el año con su tipo de interés entre el 1,75% y el 2,00%.

Desde el inicio de la pandemia del COVID-19, las proyecciones de la Fed sobre la economía estadounidense han estado desfasadas con respecto a la evolución real.

La tasa de desempleo se redujo más rápidamente, el crecimiento se aceleró más rápidamente y, quizás lo más notable, la tasa de inflación se disparó mucho más allá de lo previsto.

A medida que las proyecciones de la Reserva Federal se ponían al día con la economía, las perspectivas de política monetaria se ajustaban también, y los dirigentes preveían cada vez más subidas de tipos para el próximo año y los siguientes.

Sin embargo, en diciembre se mantuvieron firmes en la esperanza de un “aterrizaje suave”.

El tipo de interés de los fondos federales sólo tendría que subir hasta el 2,10% a finales de 2024 para que la inflación se reduzca, un tipo de interés bajo en términos históricos y lo suficientemente flexible como para mantener el crecimiento económico por encima de la tendencia y la tasa de desempleo en un 3,5% estable hasta 2024.

Puede que no todo sea tan favorable cuando el miércoles se presenten las perspectivas actuales.

“El crecimiento y el desempleo deberían revisarse a la baja, mientras que la inflación general y la subyacente (gastos de consumo personal) se revisan al alza… Esperamos un mensaje agresivo por parte del presidente Powell, que probablemente reiterará que la Fed necesita tomarse en serio la estabilidad de precios”, escribieron los analistas de Bank of America.