This content is not available in your region

El níquel de la Bolsa de Metales de Londres cae en medio de fallos técnicos

LME nickel slides as technical glitches hit trading again
LME nickel slides as technical glitches hit trading again   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Pratima Desai

LONDRES, 17 mar – El contrato de níquel de referencia de la Bolsa de Metales de Londres (LME) se desplomó hasta su límite diario por segundo día consecutivo el jueves y los operadores dijeron que probablemente seguiría bajando hasta alcanzar la paridad con el precio del metal en China.

Al igual que el miércoles, el sistema electrónico de la bolsa, LMEselect, sufrió fallos técnicos y algunos operadores no pudieron introducir órdenes de níquel antes de la apertura a las 0800 GMT. Para solventar el problema, la negociación electrónica comenzó a las 0845 GMT.

“Esto es irreal”, dijo un comerciante de metales, poniendo en cuestión cómo podía permitir LME que el comercio se interrumpiera de forma tan grave durante dos días seguidos.

La LME suspendió la negociación del níquel el martes de la semana pasada, después de que los precios se dispararan más de un 50% hasta superar los 100.000 dólares la tonelada, y la reanudó el miércoles con un precio de salida ajustado por debajo de los 48.000 dólares y un rango de negociación limitado al 5% a cada lado.

El níquel a tres meses cayó un 5% el miércoles y, aunque la LME amplió el rango de negociación al 8% para el jueves, cayó rápidamente hasta su límite de 41,495 dólares. Para el viernes, el nivel límite de descenso se situará en torno a los 38,590 dólares por tonelada.

Mientras que el níquel de la LME fue suspendido durante una semana, la negociación del metal continuó en la Bolsa de Futuros de Shangai (ShFE) y los precios allí han estado cayendo constantemente para negociarse en torno a 219.440 yuanes, o 34.550 dólares la tonelada, el jueves.

“Sospechamos que habrá más sesiones de límite a la baja, hasta que el mercado encuentre un nivel de equilibrio”, dijo Edward Meir, analista de ED&F Man Capital Markets. “No sabremos dónde se estabilizará hasta que los movimientos de límite a la baja se desarrollen por completo”.

Meir espera que el equilibrio se alcance cuando los precios del níquel de la LME lleguen a los niveles de la bolsa de Shanghái, tras un ajuste por costes como el transporte, los seguros, los derechos de importación y otras tasas.

SONREÍR Y AGUANTAR

Los precios del níquel en la LME se utilizan como referencia para los acuerdos entre los usuarios finales del metal y los productores, y la reanudación desordenada del mercado ha hecho que algunos operadores se pregunten si los participantes podrían buscar lugares alternativos.

“Probablemente deberíamos esperar uno o dos días más de límite a la baja”, dijo un operador de metales. “A no ser que amplíen la banda al 15% para equipararla a la de otros metales, entonces mañana puede acabarse esto”.

El precio del níquel, que se utiliza para fabricar acero inoxidable y es un material esencial en las baterías de los vehículos eléctricos, había estado subiendo de forma constante incluso antes de que el conflicto en Ucrania disparara los precios ante la preocupación por las amenazas a los suministros rusos.

Rusia representa alrededor del 10% de la producción mundial de níquel, y los comerciantes han temido que el suministro se vea limitado por las sanciones occidentales a Moscú.

La rápida subida de los precios sorprendió a algunos grandes operadores que apostaban por un descenso del níquel. Para recortar sus posiciones y limitar sus pérdidas, compraron grandes cantidades del metal la semana pasada, lo que provocó la subida por encima de los 100.000 dólares por tonelada.

Muchos operadores del mercado de níquel de la LME se han mostrado de acuerdo con su decisión de suspender temporalmente la negociación el 8 de marzo, cuando las órdenes de compra masivas crearon un mercado desordenado. Otros están en desacuerdo.

“La LME no debería haberlo hecho. Es un mercado de compradores y vendedores de metal”, dijo una fuente de comercio de metales. “Si has tomado una posición y te están apretando, tienes que sonreír y aguantar. No es el LME quien tiene que sacarte de apuros”.