EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los moderadores de contenidos de Facebook de Kenia califican de "tortura" el trabajo que realizan y su demanda puede tener repercusión mundial

Nathan Nkunzimana es uno de los casi 200 antiguos moderadores de contenidos de Facebook que han demandado a la empresa en un proceso judicial que podría tener implicaciones en todo el mundo.
Nathan Nkunzimana es uno de los casi 200 antiguos moderadores de contenidos de Facebook que han demandado a la empresa en un proceso judicial que podría tener implicaciones en todo el mundo. Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Associated Press
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Contemplan horrores para que otros no tengan que hacerlo. Los moderadores de contenidos de Facebook en Kenia demandan a la empresa por sus condiciones laborales en un caso histórico.

PUBLICIDAD

Al borde de las lágrimas, Nathan Nkunzimana recuerda haber visto un vídeo en el que abusaban de un niño y otro en el que mataban a una mujer.

Ocho horas al día, su trabajo como moderador de contenidos para un contratista de Facebook le obligaba a contemplar horrores para que el mundo no tuviera que hacerlo. Algunos compañeros, abrumados, gritaban o lloraban, cuenta.

Ahora, Nkunzimana es uno de los casi 200 antiguos empleados de Kenia que han demandado a Facebook y al contratista local Sama por unas condiciones laborales que podrían tener implicaciones para los moderadores de redes sociales de todo el mundo.

Es el primer desafío judicial conocido fuera de Estados Unidos, donde Facebook llegó a un acuerdo con los moderadores en 2020.

Indemnización de 1.460 millones de euros

El grupo trabajaba en el centro de moderación de contenidos subcontratado por el gigante de las redes sociales en Nairobi, la capital de Kenia, donde los trabajadores revisan publicaciones, vídeos, mensajes y otros contenidos de usuarios de toda África, eliminando cualquier material ilegal o perjudicial que infrinja las normas de la comunidad y las condiciones del servicio.

"Si te sientes cómodo navegando y recorriendo la página de Facebook, es porque hay alguien como yo que ha estado ahí
Nathan Nkunzimana
Controlador de contenido de Facebook.

Los moderadores, procedentes de varios países africanos, reclaman un fondo de compensación de 1460 millones de euros tras alegar unas condiciones de trabajo deficientes, entre ellas un apoyo insuficiente en materia de salud mental y una remuneración baja.

A principios de año fueron despedidos por Sama, que abandonó el negocio de la moderación de contenidos. Afirman que las empresas están ignorando una orden judicial para que se prorroguen sus contratos hasta que se resuelva el caso.

Facebook y Sama han defendido sus prácticas laborales.

Como "soldados" que reciben una bala por los usuarios de Facebook

Sin saber cuánto tardará en resolverse el caso, los moderadores expresan su desesperación mientras se les acaban el dinero y los permisos de trabajo y luchan contra las imágenes traumáticas que les persiguen.

"Si te sientes cómodo navegando y recorriendo la página de Facebook, es porque hay alguien como yo que ha estado ahí, en esa pantalla, comprobando: '¿Está bien que esto esté aquí?", dijo a The Associated Press en Nairobi Nkunzimana, padre de tres hijos y natural de Burundi.

AP
Nathan Nkunzimana, ex moderador de contenidos de Facebook, dijo que empezó su antiguo trabajo como moderador de Facebook con un sentimiento de orgullo.AP

Nkunzimana, de 33 años, afirmó que los moderadores de contenidos son como "soldados" que reciben un balazo por los usuarios de Facebook, pues vigilan los contenidos nocivos que muestran asesinatos, suicidios y agresiones sexuales y se aseguran de que sean retirados.

Para Nkunzimana y otros, el trabajo comenzó con un sentimiento de orgullo, sintiéndose "héroes de la comunidad", dijo.

Falta de apoyo y cultura del secretismo

Pero a medida que la exposición a contenidos alarmantes reavivaba traumas del pasado para algunos que, como él, habían huido de la violencia política o étnica en su país, los moderadores encontraron poco apoyo y una cultura de secretismo.

Se les pidió que firmaran acuerdos de confidencialidad. En el trabajo no se permitían objetos personales como teléfonos.

Después de su turno, Nkuzimana volvía a casa agotado y a menudo se encerraba en su dormitorio para intentar olvidar lo que había visto. Ni siquiera su mujer tenía idea de cómo era su trabajo.

PUBLICIDAD

Hoy en día, se encierra en su habitación para evitar las preguntas de sus hijos sobre por qué ya no trabaja y por qué probablemente ya no pueden pagar la matrícula escolar.

El salario de los moderadores de contenidos era de 392 euros al mes, y los no kenianos recibían además una pequeña asignación para expatriados.

Asesores mal formados

Según Nkuzimana, la empresa contratista de Facebook, Sama, con sede en Estados Unidos, hizo poco por garantizar que se ofreciera asesoramiento profesional postraumático a los moderadores en su oficina de Nairobi.

Afirmó que los asesores no tenían la formación adecuada para tratar lo que estaban experimentando sus colegas. Ahora, sin atención de salud mental, se sumerge en la iglesia.

PUBLICIDAD

Meta, la empresa matriz de Facebook, ha declarado que sus contratistas están obligados por contrato a pagar a sus empleados por encima de la norma del sector en los mercados en los que operan y a proporcionar apoyo in situ por parte de profesionales cualificados.

Un portavoz dijo que Meta no podía hacer comentarios sobre el caso de Kenia.

AP
Meta, la empresa matriz de Facebook, ha dicho que sus contratistas están obligados por contrato a pagar a sus empleados por encima de la norma del sector en esos países.AP

En un correo electrónico enviado a la AP, Sama afirmó que los salarios que ofrecía en Kenia eran cuatro veces superiores al salario mínimo local y que "más del 60 por ciento de los empleados varones y más del 70 por ciento de las empleadas mujeres vivían por debajo del umbral internacional de pobreza (menos de 1,74 euros al día)" antes de ser contratados.

Sama afirmó que todos los empleados tenían acceso ilimitado a asesoramiento individual "sin temor a repercusiones".

PUBLICIDAD

El contratista también calificó de "confusa" una reciente decisión judicial de prorrogar los contratos de los moderadores y afirmó que una sentencia posterior que suspendía esa decisión significa que no ha entrado en vigor.

Utilizar la desigualdad económica mundial

Este tipo de trabajo tiene el potencial de ser "increíblemente perjudicial desde el punto de vista psicológico", pero los solicitantes de empleo de países con ingresos más bajos podrían asumir el riesgo a cambio de un trabajo de oficina en la industria tecnológica, afirmó Sarah Roberts, experta en moderación de contenidos de la Universidad de California en Los Ángeles.

En países como Kenia, donde abunda la mano de obra barata, la subcontratación de un trabajo tan delicado es "la historia de una industria explotadora que se aprovecha de la desigualdad económica mundial para hacer daño y luego no asumir ninguna responsabilidad, porque las empresas pueden decir: 'Bueno, nunca hemos contratado a fulano de tal, sino a un tercero'", afirmó.

Además, la atención de salud mental que se presta puede no ser "la mejor" y se han planteado dudas sobre la confidencialidad de la terapia, dijo Roberts, profesora asociada de Estudios de la Información.

PUBLICIDAD

La diferencia en el caso judicial de Kenia, dijo, es que los moderadores se organizan y se oponen a sus condiciones, creando una visibilidad inusual.

La táctica habitual en este tipo de casos en Estados Unidos es llegar a un acuerdo, pero "si los casos se presentan en otros lugares, puede que a las empresas no les resulte tan fácil hacerlo".

Discursos de odio y conflictos en Internet

Facebook invirtió en centros de moderación en todo el mundo tras ser acusado de permitir la circulación de discursos de odio en países como Etiopía y Myanmar, donde los conflictos estaban matando a miles de personas y se publicaban contenidos nocivos en diversas lenguas locales.

Los moderadores de contenidos contratados por Sama en Kenia, buscados por su dominio de varias lenguas africanas, pronto se encontraron con contenidos gráficos que les resultaban dolorosamente cercanos.

PUBLICIDAD
"Huyes de la guerra, y luego tienes que ver la guerra
Fasica Gebrekidan
Controladora de contenido de Facebook

Los dos años que Fasica Gebrekidan trabajó como moderadora coincidieron aproximadamente con la guerra en la región septentrional etíope de Tigray, donde cientos de miles de personas fueron asesinadas y muchos tigrayanos como ella apenas sabían nada de la suerte que habían corrido sus seres queridos.

Esta joven de 28 años, que ya sufría por haber tenido que huir del conflicto, pasaba su jornada laboral viendo vídeos "horripilantes" y otros contenidos relacionados con la guerra, incluidas las violaciones.

**En el caso de los vídeos, tenía que ver los primeros 50 segundos y los últimos 50 para decidir si había que retirarlos.**El sentimiento de gratitud que había tenido al conseguir el trabajo desapareció rápidamente. "Huyes de la guerra, y luego tienes que ver la guerra", dijo Fasica, "fue una tortura para nosotros".

Facebook debería preocuparse por nosotros

Ahora no tiene ingresos ni un hogar permanente. Dice que buscaría nuevas oportunidades si pudiera volver a sentirse normal.

PUBLICIDAD

Antigua periodista, ya no se atreve a escribir, ni siquiera como válvula de escape para sus emociones. A Fasica le preocupa que "esta basura" se quede en su cabeza para siempre. Mientras hablaba con AP, no apartaba la vista de un cuadro que había al otro lado de la cafetería, de un rojo intenso, con lo que parecía ser un hombre en apuros. Le molestaba.

Fasica culpa a Facebook de la falta de atención y remuneración adecuadas en materia de salud mental y acusa al contratista local de utilizarla y dejarla marchar.

"Facebook debería saber lo que está pasando", afirma, "debería preocuparse por nosotros". La suerte de la denuncia de los moderadores está en manos del tribunal keniano, cuya próxima vista se celebrará el 10 de julio.

La incertidumbre es frustrante, dijo Fasica. Algunos moderadores se dan por vencidos y regresan a sus países de origen, pero esa no es todavía una opción para ella.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

No es tu móvil: Facebook e Instagram se caen a nivel mundial

La IA generativa pone en peligro casi el 80% de los puestos de trabajo de las mujeres, según un nuevo estudio

El metaverso está en crisis, Meta anuncia otros 10 000 recortes de personal