"No ha desaparecido, está matando": Las variantes del COVID que la OMS vigila de cerca

Una mujer con mascarilla camina para hacerse la prueba del COVID-19 en Praga, República Checa.
Una mujer con mascarilla camina para hacerse la prueba del COVID-19 en Praga, República Checa. Derechos de autor AP Photo/Petr David Josek
Por Lauren Chadwick
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Hay varias subvariantes circulando de Omicron en todo el mundo. Pero, ¿qué son y por qué no nos preocupa tanto como a los responsables de la OMS?

PUBLICIDAD

Aunque el punto álgido de la pandemia haya pasado, el virus causante del COVID-19 sigue mutando, con múltiples variantes circulando en todos los países.

A pesar de ello, las pruebas y la vigilancia han disminuido, y los expertos instan a la población a seguir tomándose en serio la amenaza de esta enfermedad.

"El mundo ha dejado atrás el COVID y, en muchos aspectos, eso es bueno porque la gente puede protegerse y mantenerse a salvo, pero este virus no se ha ido a ninguna parte. Sigue circulando. Está cambiando, está matando, y tenemos que seguirle el ritmo", declaró a Euronews Next Maria Van Kerkhove, responsable técnico de COVID-19 en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuáles son las variantes de COVID más comunes hoy en día?

Todas las variantes que circulan hoy en día son sublinajes de Omicron, una variante altamente transmisible de COVID-19 que apareció por primera vez hace dos años.

Un sublinaje, EG.5, también apodado Eris, representa actualmente más de la mitad de las variantes de COVID-19 que circulan en todo el mundo. La OMS la declaró variante de interés en agosto.

Los casos de EG.5 aumentaron durante el verano, pero recientemente fue superada en los Estados Unidos por una subvariante estrechamente relacionada llamada HV.1. Esta subvariante representa ahora la mitad de los casos de COVID-19 en todo el mundo. El 29% de los casos de COVID-19 en EE.UU., según las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

"HV.1 es esencialmente una variante derivada de EG.5.1 (y anteriormente XBB.1.5) que está acumulando unas pocas mutaciones que le permiten infectar mejor a las personas que tienen inmunidad frente al SARS-CoV-2", explicó a Euronews Next Andrew Pekosz, profesor de microbiología molecular e inmunología de la Universidad Johns Hopkins de EE.UU..

Pekosz, que estudia la replicación de los virus respiratorios, dijo que estas variantes probablemente surgieron como mutaciones aleatorias como parte de la evolución natural de los virus.

Según los Centros Europeos para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), las variantes similares a XBB 1.5, como EG.5 -o Eris- son actualmente dominantes, y representan alrededor del 67% de los casos en los países de la UE/EEE.

Un asistente de laboratorio utiliza una pipeta para preparar el ARN Coronavirus para la secuenciación en el Instituto Wellcome Sanger en Cambridge, 2021.
Un asistente de laboratorio utiliza una pipeta para preparar el ARN Coronavirus para la secuenciación en el Instituto Wellcome Sanger en Cambridge, 2021.Frank Augstein/AP Photo

La prevalencia de otro sublinaje de Omicron denominado BA.2. 86 ha ido "aumentando lentamente en todo el mundo", según la OMS, que la ha clasificado recientemente como "variante de interés". Sus secuencias se notificaron por primera vez en Israel y Dinamarca en julio y agosto.

"BA.2.86, cuando surgió, fue algo que preocupó mucho a los científicos porque era una variante que tenía un gran número de mutaciones, sobre todo en la proteína spike, que es la diana de la inmunidad protectora que te dan las vacunas y las infecciones", dijo Pekosz.

Los científicos creen que esta variante probablemente se originó en una persona con un sistema inmunitario débil, lo que permitió al virus replicarse y acumular mutaciones a un ritmo más rápido, aunque no ha llegado a convertirse en dominante.

Las autoridades francesas, sin embargo, afirmaron recientemente que la mayoría de los casos de BA.2.86 en el país correspondían a un nuevo sublinaje JN.1, que se ha "detectado en otros países pero que circula principalmente en Europa y, en particular, en Francia".

Parece tener más mutaciones que lo hacen más transmisible, dijo Pekosz.

¿Deben preocuparnos las nuevas variantes del COVID?

Se sabe que los virus ARN como el SARS-CoV-2, causante del COVID-19, adquieren mutaciones a un ritmo más rápido que otros virus "porque cometen más errores y no tienen la capacidad de corregirlos", según Pekosz.

El SARS-CoV-2 y su proteína spike también parecen tolerar muchas mutaciones, de forma similar a lo que los científicos observan con la gripe.

Pero hasta ahora, aunque los científicos prestan atención a estas mutaciones, no observan cambios en la gravedad de la enfermedad, y las pruebas que utilizamos siguen detectando el virus.

Estas nuevas variantes seguirán apareciendo y "en el caso de las personas más frágiles de la sociedad, especialmente las que padecen ciertas afecciones subyacentes, seguirán contribuyendo a las hospitalizaciones e incluso a las muertes", afirma Andrew Pollard, catedrático de infecciones e inmunidad de la Universidad de Oxford.

PUBLICIDAD

Sin embargo, Pollard no espera que vuelva a ver otra una pandemia", ya que a nivel mundial existe una fuerte inmunidad de la población gracias a la vacunación y a infecciones previas.

Aunque es "probable que se generen nuevas familias de COVID-19 por mutación", no ha habido ninguna "tan exitosa como las variantes de Omicron que están dominando", dijo. "Al menos por ahora".

Una mujer recibe la vacuna Modernamm en Madrid, 2021.
Una mujer recibe la vacuna Modernamm en Madrid, 2021.AP Photo/Manu Fernandez

En el peor de los casos, se trataría de una nueva variante que se propagase más rápidamente y causase una enfermedad más grave contra la que las vacunas no funcionasen.

"No damos nada por sentado. Tenemos diferentes escenarios que estamos planificando en cuanto a las variantes y su detección", dijo Van Kerkhove, que también es director interino de la OMS para la preparación y prevención de epidemias y pandemias.

La disminución de las pruebas y la vigilancia suponen un "reto

Por el momento, estas variantes no están causando un nuevo gran aumento de casos u hospitalizaciones, y aunque los expertos afirman que todavía hay suficiente secuenciación para que puedan detectar variantes emergentes, estos esfuerzos han disminuido.

PUBLICIDAD

"Lo que hemos perdido recientemente es la capacidad de hacernos una idea real de toda la diversidad presente en estas poblaciones de virus", afirmó Pekosz.

Van Kerkhove animó a la gente a seguir haciéndose las pruebas si creen que tienen COVID-19 porque eso permite a los científicos rastrear el virus y secuenciarlo posteriormente para estudiar posibles mutaciones.

"Si no te haces las pruebas, no te pueden secuenciar", dijo.

La reducción de las pruebas y la secuenciación, así como el aumento de los retrasos en la obtención de los datos, "supone un gran reto para nosotros y ralentiza nuestra capacidad para realizar evaluaciones de riesgo de cada una de estas subvariantes", añadió.

Lo más importante es que, aunque el mundo siga avanzando, los expertos recomiendan que la gente se vacune, lleve mascarillas en las aglomeraciones o cerca de personas con mayor riesgo de COVID-19 grave y se someta a pruebas para evitar que siga propagándose.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Covid-19: unos 2.000 cadáveres anónimos enterrados en California

Reino Unido | Sunak pide disculpas a las familias de las víctimas del Covid-19

Eslovenia devuelve miles de multas impuestas durante la pandemia de la COVID-19