Pasar tiempo con un perro reduce el estrés y aumenta la concentración, según un estudio

La interacción con los perros puede aumentar las ondas cerebrales relacionadas con el alivio del estrés y el aumento de la concentración.
La interacción con los perros puede aumentar las ondas cerebrales relacionadas con el alivio del estrés y el aumento de la concentración. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Oceane Duboust
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Las interacciones con perros pueden aumentar las ondas cerebrales asociadas al alivio del estrés y la concentración, según un nuevo estudio.

PUBLICIDAD

¿Deberíamos dejar de llamar al perro el mejor amigo del hombre y llamarlo en su lugar el mejor terapeuta del hombre? Aunque ya se utilizan canes en hospitales y escuelas para aliviar el estrés, una nueva investigación muestra lo que ocurre en el cerebro cuando los humanos interactúan con un perro.

Un equipo de la Universidad de Konkuk, en Corea del Sur, investigó en 30 adultos los efectos de realizar varias actividades con un perro mediante un electroencefalograma (EEG), una prueba que se utiliza para medir la actividad eléctrica del cerebro mediante electrodos.

Los investigadores hicieron que los participantes interactuaran con una caniche estándar de 4 años "totalmente adiestrada en obediencia básica, modales, agresividad y sociabilidad", durante sesiones limitadas para no sobrecargarla de trabajo.

También se evaluaron las respuestas emocionales de las personas mediante distintos cuestionarios y pruebas de autoinforme en función de las actividades con el perro. En total, se realizaron ocho actividades: jugar, darle golosinas, masajearla o hacerse fotos con ella. Los resultados se publicaron en la revista 'PLOS ONE'.

Durante todas las actividades con el perro, los participantes afirmaron sentirse menos cansados y deprimidos. Dar de comer, masajear y abrazar al perro mejoró el estado de ánimo y los niveles de estrés disminuyeron.

Más concentración sin añadir estrés

El estado de ánimo de los participantes no fue lo único que se vio afectado por las actividades. El electroencefalograma mostró un aumento de las ondas beta durante el masaje, el aseo y el juego con el perro. Las ondas beta están relacionadas con la atención y la concentración. La intensidad de las ondas beta aumentaba con la intensidad del contacto con el animal.

El siguiente paso de la investigación será corroborar estos resultados con un mayor número de participantes. Un posible sesgo es que los participantes aceptaron formar parte del estudio debido a su aprecio por los perros.

Aun así, los autores afirman que el estudio "aporta información valiosa para dilucidar los efectos terapéuticos y los mecanismos subyacentes de las intervenciones asistidas por animales".

Gracias a sus efectos terapéuticos sobre las personas, los perros ya se utilizan ampliamente en clínica, ya sea como apoyo emocional en hospitales o para asistir a pacientes discapacitados. Este efecto suele evaluarse midiendo los niveles hormonales antes y después de la interacción.

Estudios anteriores demostraron que la hormona oxitocina, que interviene en el vínculo social y el afecto, aumenta cuando las personas interactúan con perros, mientras que los niveles de cortisol, relacionados con el estrés, disminuyen.

Los perros de terapia también reducen los niveles de dolor de los pacientes durante su estancia en el hospital y disminuyen su tensión arterial, según el Hospital Johns Hopkins de Estados Unidos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Uno de cada cinco animales migratorios está en peligro de extinción, según la ONU

El negocio de los animales de compañía crece vertiginosamente

Perú | Incautan 160 animales exóticos protegidos a un solo traficante