Hachiko, el perro fiel que siempre esperaba a su dueño, cumpliría hoy 100 años

Una estatua de Hachiko en la estación de Shibuya en Tokio del 3 de enero de 2023.
Una estatua de Hachiko en la estación de Shibuya en Tokio del 3 de enero de 2023. Derechos de autor Eugene Hoshiko/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Hoy hace 100 años nació Hachiko, el can conocido mundialmente como "el perro fiel" por esperar cada día en la estación a su amo a su llegada del trabajo, incluso después de que él muriera.

PUBLICIDAD

Trabajadores y estudiantes tokiotas se mezclan a diario con turistas en uno de los puntos de encuentro más concurridos de Tokio y uno de los monumentos más visitados de la ciudad: la estatua del perro Hachiko en la estación de Shibuya, donde el animal cumpliría hoy 100 años esperando a su dueño.

Conocido mundialmente como "el perro fiel" por esperar cada día en la estación a su amo, Hidesaburo Ueno (1872-1925), a su llegada del trabajo, incluso después de que él muriera, Hachiko, de raza Akita y color crema, está inmortalizado muy cerca del famoso cruce de Shibuya en una figura de bronce, obra del escultor Takeshi Ando y alzada en 1948.

Sin embargo, esta es una segunda estatua: la primera fue construida por el padre de Takeshi Ando, el escultor Teru Ando, en 1934, pero tuvo que ser retirada durante la Segunda Guerra Mundial en el marco de los esfuerzos de las autoridades niponas por recopilar todo el metal disponible en el país para producir armas.

Se dice que Hachiko, nacido en la ciudad japonesa de Odate el 10 de noviembre de 1923 y cuyo nombre le fue dado por la similitud de sus patas delanteras, que estaban torcidas, con el 'kanji' japonés usado para el número ocho (八), pronunciado 'hachi', presenció la inauguración de esa primera estatua.

Una historia de fidelidad

Una de las tardes en las que Hachiko esperaba que Ueno regresara de impartir clases en el Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, el profesor no llegó, pues había fallecido a causa de una hemorragia cerebral.

Su mascota, que no perdió la esperanza de volver a verlo, siguió yendo a esperarlo cada día a la misma hora y al mismo lugar durante casi diez años, convirtiéndose en una figura conocida y apreciada en todo el barrio de Shibuya hasta que falleció en 1935.

La importancia de la historia de Hachiko y, en general, de los perros akita en Japón se evidencia con el hecho de que el Museo de Naturaleza y Ciencia de Tokio conserva en exposición su cuerpo disecado.

La fama mundial de este perro llegó después de que su historia fuera llevada al cine en 2009 con la película "Siempre a tu lado, Hachiko", protagonizada por el actor estadounidense Richard Gere.

Uno de los monumentos más visitados de Tokio

Cien años después de su nacimiento, la historia de Hachiko sigue emocionando y su estatua es una de las paradas obligatorias para los viajeros en Tokio, además de un icono de Shibuya y de toda la capital nipona.

"Soy una gran amante de los perros y tuve uno que murió hace poco, por lo que me emociona estar aquí en este momento", explicó a la Agencia EFE una joven turista italiana.

Por su parte, Boli Nalasco y Fernando Beltrán, visitantes mexicanos, contemplaron en su ruta por Tokio una parada en la estatua de Hachiko. "Esta es la segunda vez que viajo a Japón y me llamó la atención la cantidad de turistas que ha habido tanto la primera como la segunda vez", dijo Nalasco, que destacó "la fila para hacerse una foto" que debieron hacer frente al popular perro.

Para conmemorar el centenario, el Metro de Tokio pondrá mañana sábado a la venta un billete especial válido durante 24 horas y decorado con motivos de Hachiko con la intención de "avivar el turismo en la ciudad".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Muere en Portugal el perro más viejo del mundo: ¿Cuál era el secreto de la larga vida de Bobi?

Supermercado en Finlandia diseña carritos especiales para perros

Peggy es oficialmente el perro más feo de Gran Bretaña