This content is not available in your region

Oimiakón: un paraíso en plena Siberia para los amantes del hielo

euronews_icons_loading
Oimiakón: un paraíso en plena Siberia para los amantes del hielo
Derechos de autor  Gavril Sobakin/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Por Mario Selma Vicent

Los turistas se quedan congelados cada vez que visitan Oimiakón. Con apenas 500 habitantes, este pueblo de la República de Sajá, en Rusia, es uno de los lugares más fríos del mundo. Desde finales de septiembre hasta mediados de abril, las temperaturas de la localidad bajan de 0 grados. Un auténtico oasis para los amantes del hielo.

El frío severo cala en prácticamente todos los aspectos de la vida diaria de los habitantes de esta región. Las temperaturas extremas constituyen un peligro constante. Por ejemplo, los coches dejan de funcionar si no se utilizan con frecuencia y sus baterías suelen estropearse por el frío. El clima no permite cultivar frutas y verduras, por lo que la dieta del pueblo yakuto se basa en carne, a veces cruda o congelada.

Pero es este frío el que precisamente atrae a los visitantes: "Para nosotros, los europeos, esto es algo nuevo. Estas condiciones solo se dan aquí. Es extremo, pero nos gusta", asegura un turista francés.

Una de las principales atracciones de la región es montar caballos yakutos. Con un denso pelaje, este animal puede sobrevivir sin ningún tipo de protección a temperaturas que van más allá de los 70 grados bajo 0. También tienen la habilidad de localizar y pastar la vegetación que se encuentra bajo una gruesa capa de nieve. "Nos han explicado que tenemos que quitarles la nieve para que estén más calientes y a gusto", explica una turista.

Fuentes adicionales • RURTR