EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

Malala y Satyarthi piden educación para niños en entrega del Nobel de la Paz

Malala y Satyarthi piden educación para niños en entrega del Nobel de la Paz
Derechos de autor 
Por Fidel Rubio
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Acceso a la educación para todos los niños. Con esa petición, la joven paquistaní Malala Yousafzai y el presidente de la Marcha Global contra el

PUBLICIDAD

Acceso a la educación para todos los niños. Con esa petición, la joven paquistaní Malala Yousafzai y el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, el indio Kailash Satyarthi, han recogido el Premio Nobel de la Paz 2014 en Oslo, Noruega.

Satyarthi, que ha liberado de la explotación a más de 80.000 niños, ha instado a defender sus derechos y a actuar para luchar contra la esclavitud infantil:

“No hay mayor violencia que denegar los derechos de los niños. Me niego a aceptar que en todos los templos, mezquitas e iglesias no tengan cabida sus sueños. De la misma manera rechazo aceptar que el mundo sea tan pobre cuando sólo una semana del gasto global en armas es suficiente para llevar a todos los niños a las aulas”, dice Yousafzai.

En otro emotivo discurso, Malala se ha erigido en portavoz de millones de menores sin acceso a la educación:

“Este premio no solo es para mí. Es para todos aquellos niños olvidados que quieren recibir educación. Va dedicado a esos niños sin voz que quieren la paz, que quieren un cambio. Estoy aquí para defender sus derechos, para hacerles llegar sus voces. No hay que apiadarse de ellos, hay que actuar”, comenta la adolescente.

Una joven de Pakistán y un militante indio de mayor edad. Para el líder del Comité Nobel noruego, Thorbjørn Jagland, ambos galardonados simbolizan la unidad que necesita el mundo para vivir en paz.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Boda de Malala Yousafzai, la joven activista premio Nobel de la Paz 2014

Los derechos de los niños conquistan el Nobel de la Paz 2014

Más de 50 grados en Pakistán durante una ola de calor extremo