EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Salva Kiir firma un acuerdo "con reservas" para terminar la guerra civil en Sudán del Sur

Salva Kiir firma un acuerdo "con reservas" para terminar la guerra civil en Sudán del Sur
Derechos de autor 
Por Luis Carballo con EFE, Reuters, AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Paz con dudas en Sudán del Sur. El Presidente sursudanés, Salva Kiir, ha firmado un acuerdo para poner fin a más de 20 meses de conflicto en el país

PUBLICIDAD

Paz con dudas en Sudán del Sur. El Presidente sursudanés, Salva Kiir, ha firmado un acuerdo para poner fin a más de 20 meses de conflicto en el país africano, aunque ha expresado sus reservas sobre el contenido. A la ceremonia en Yuba acudieron los presidentes de Kenia y Uganda y el primer ministro de Etiopía, mediadores en las negociaciones.

Salva Kiir, Presidente de Sudán del Sur:

“ Les aviso, ustedes líderes regionales, de que tendrán que ayudarnos en la aplicación de este acuerdo, porque podemos estropearlo si nos dejan solos. Hoy mismo se han producido combates que no eran necesarios”

El documento establece la desmilitarización de Yuba y obliga a Kiir a consultar con el líder rebelde poderes y funciones del Gobierno. El ex vicepresidente, Riek Machar, ya rubricó el acuerdo en Adís Abeba la semana pasada.

Sudán del Sur está sumido en un conflicto tribal desde 2013, dos años después de proclamar su independencia. El Presidente y el exvicepresidente representan a las dos principales étnias del país. La guerra civil ha dejado 10.000 muertos y más de dos millones de desplazados.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Ámsterdam celebra el 'Día de la Liberación' en un evento contenido ante posibles protestas por Gaza

Alemania promete una ayuda millonaria a Sudán en el aniversario de la guerra

Expertos creen que los barcos militares de Marruecos frente a Canarias son una amenaza para la UE