Aumentan a 45 los fallecidos por el incendio en una discoteca de Bucarest

Aumentan a 45 los fallecidos por el incendio en una discoteca de Bucarest
Derechos de autor 
Por Euronews con EFE, AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

A medida que pasan los días, aumenta la magnitud de la tragedia en la discoteca de Bucarest en la que se produjo un incendio. El balance de muertos

PUBLICIDAD

A medida que pasan los días, aumenta la magnitud de la tragedia en la discoteca de Bucarest en la que se produjo un incendio.
El balance de muertos asciende a los 45 tras el deceso de otros seis heridos. Por otro lado, cerca de un centenar de personas permanecen en el hospital, más de 30 de las cuales se encuentran en estado crítico.
Estas seis muertes se producen tras un sábado aciago durante el que fallecieron nueve personas.

Mientras tanto, una veintena de heridos han sido trasladados a países como Suiza, Finlandia o Noruega para recibir tratamiento especializado.

“La situación es muy crítica porque el estado de algunos de los pacientes empeora muy rápido, incluso en el momento de transportarlos. Estamos trabajando en dos cuestiones: la primera es la de descongestionar nuestros hospitales, porque hay una sobreocupación de pacientes para el personal sanitario con el que contamos, y en segundo lugar, elegir acertadamente a aquellos heridos que pueden ir a otros países”, dijo el el secretario de Estado del Interior rumano, Raed Arafat.

Uno de los fallecidos es Bogdan Lavinius, el batería de la banda de rock Goodbye to Gravity. Es el tercer miembro que muere de los cinco del grupo. El cantante, Andrei Galut, ha sido trasladado a un hospital de Holanda, mientras que el bajista, Alex Pascu, está crítico.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La fatídica noche de un grupo de estudiantes en Bucarest

Miles de rumanos vuelven a protestar contra la corrupción en el centro de Bucarest

El bebé que sobrevivió al apuñalamiento de Sídney muestra signos de recuperación