EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Londres respalda el explosivo informe sobre la muerte del exespía ruso, Alexander Litvinenko

Londres respalda el explosivo informe sobre la muerte del exespía ruso, Alexander Litvinenko
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Robert Owen, el juez encargado del caso, ha hecho públicas las conclusiones de esta investigación especial en la que se concluye que el presidente

PUBLICIDAD

Robert Owen, el juez encargado del caso, ha hecho públicas las conclusiones de esta investigación especial en la que se concluye que el presidente ruso, Vladímir Putin, “probablemente” aprobó el asesinato de Litvinenko, envenenado en 2006 con la sustancia radiactiva polonio 210.

“El gobierno tiene claro que debemos proteger al Reino Unido de las amenazas de Rusia, trabajando estrechamente con nuestros aliados de la Unión Europea y la OTAN. Esta mañana les he escrito y también a mis homólogos de los países que integran el acuerdo conocido como “Cinco ojos”, para llamar su atención sobre este informe y sobre la necesidad de tomar medidas para prevenir que se cometan asesinatos así en sus calles”, reaccionaba la ministra del Interior británica, Theresa May, quien también ha anunciado que se congelarán los activos de los dos sospechosos de este asesinato, los ciudadanos rusos Andréi Lugóvoi y Dmitri Kovtuv.

Litvinenko se reunió con ellos en el Hotel Millennium de Londres y fue envenenado cuando tomaba una taza té. Tras 22 días de agonía, falleció sin que los médicos lograsen determinar el origen de su enfermedad.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Moscú califica de "humor británico" la investigación sobre la muerte de Litvinenko

La viuda de Litvinenko exige al Reino Unido represalias "de inmediato" contra Moscú

"Probablemente Vladímir Putin aprobó la muerte de Alexander Litvinenko", asegura el juez británico Robert Owen