EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Francia, bloqueada por la huelga de los taxistas, controladores aéreos y funcionarios

Francia, bloqueada por la huelga de los taxistas, controladores aéreos y funcionarios
Derechos de autor 
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las huelgas de taxistas, controladores aéreos y funcionarios no han sido masivas, pero sí han ha logrado pertubar el tráfico aéreo y por carretera

PUBLICIDAD

Las huelgas de taxistas, controladores aéreos y funcionarios no han sido masivas, pero sí han ha logrado pertubar el tráfico aéreo y por carretera.

Las protestas más violentas se han producido entre los taxistas. Sus problemas vienen de largo. El negocio se reduce, las licencias para operar son caras (entre 40.000 y 350.000 euros) y sufren la competencia de empresas de coches de alquiler con conductor, como Uber, que ofrecen mejores servicios y a precios más competitivos.

“Estamos aquí por una razón legítima y hemos solicitado la autorización de huelga en Porte Maillot, Roissy y Orly (aeropuerto) así que hoy tenemos el derecho de estar aquí. Por eso pido a la gente que mantenenga la calma por el momento”, clama un taxista, presidente del portal online “Taxis de Francia”, Ibrahima Sylla.

La quema de neumáticos , los bloqueos en los aeropuertos y en las principales vías de acceso a las ciudades ha causado un gran caos, sobre en todo en Marsella y París. En la capital francesa, la policía ha detenido a al menos 24 personas.

Para calmar los ánimos, el primer ministro galo, Manuel Valls, ha prometido nombrar un mediador y analizar la situación para llegar a una solución concertada en tres meses.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Macron llega a Nueva Caledonia en plena ola de disturbios

La muerte de una mujer en una barricada sacude las protestas de agricultores franceses

Una protesta ecologista en el norte de Francia recibe a un crucero a grito de "no sois bienvenidos"