EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Nueva Zelanda, el pulpo Inky se escapa del acuario nacional

Nueva Zelanda, el pulpo Inky se escapa del acuario nacional
Derechos de autor 
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

“Inky” es un cefalópodo del tamaño de un balón que ha vivido en el Acuario Nacional de Nueva Zelanda desde que, hace unos años, fuera trasladado allí

PUBLICIDAD

“Inky” es un cefalópodo del tamaño de un balón que ha vivido en el Acuario Nacional de Nueva Zelanda desde que, hace unos años, fuera trasladado allí de la mano de un pescador que lo rescató al quedar atrapado en una trampa para langostas. Hace tres meses, encontró la manera de dejar solo a otro espécimen con el que compartía el acuario para sorpresa de sus cuidadores.

Se cree que pudo escapar aprovechando la apertura accidental de la tapa del tanque que daba a una tubería de desagüe de 50 metros que conducía a la Bahía de Hawke, al este de la Isla Norte del país.

El pulpo que, según los trabajadores del acuario de Napier era un animal de una “inteligencia excepcional” “capaz de utilizar herramientas simples”, era todo un personaje nacional y la principal atracción del acuario.

“La gran evasión”, podemos leer en este tuit del Fondo Mundial para la Naturaleza en Nueva Zelanda:

The great escape: Inky the crafty octopus has ‘legged it’ from his Napier aquarium https://t.co/vylX68hUWZpic.twitter.com/CCr106m3Uo

— WWF-New Zealand (@WWFNewZealand) April 12, 2016

La página web de contenidos Mashable le hace este homenaje: “El pulpo que consiguió con éxito escapar del acuario y abrirse camino hacia el océano”:

Octopus successfully escapes aquarium and makes its way to oceanhttps://t.co/PEnLqOmclEpic.twitter.com/iQPAjqBZuX

— Mashable (@mashable) April 13, 2016

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

NO COMMENT: Un pícnic exclusivo para osos con carácter pedagógico

NO COMMMENT: Clases de yoga para cerditos en Massachusetts

NO COMMENT: El Museo Canino de Nueva York organiza su propia 'Gala Met de perros'