Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Chanel transforma el Grand Palais en una enorme base de datos

Chanel transforma el Grand Palais en una enorme base de datos
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La pasarela parisina rindió homenaje a la recién desaparecida Sonia Rykiel. Las modelos con el pelo cardado, imitándola a ella, llevaban escritos en bodis negros “Rykiel para siempre”. Ese fue uno de los momentos más emocionantes del desfile de la firma en la Semana de la Moda de la capital francesa.

La colección, diseñada por Julie de Libran, estuvo dominada por todo lo que es grande en moda: enormes mangas y pantalones de pata de elefante, faldas anchas pero en formas fluidas con tejidos ligeros.

El azul y el verde destacaron en la pasarela junto con los estampados de rayas horizontales que caracterizan la marca. Las superposiciones también dominaron la colección.

Salma Hayek y su marido, François-Henri Pinault, fueron dos de las celebridades que asistieron al desfile de Stella McCartney en París.

Empoderamiento femenino y responsabilidad ecológica. Estos fueron los mensajes que la diseñadora británica quiso lanzar desde la pasarela.

Sus propuestas, en tonos tierra, caqui, blanco y azul marino, se centraron en faldas anchas y pantalones ajustados a la cintura. Los blusones abotonados con mangas globo también destacaron.

El uso de materiales orgánicos es parte de la esencia de la firma que no usa pieles ni plásticos. McCartney utilizó en esta colección muselinas de algodón lavado en tonos naturales.

“Hemos reducido nuestra huella ecológica en un 35% y al mismo tiempo hemos mejorado nuestros resultados así que es fantástico. Mi objetivo era tener una empresa más fuerte pero también demostrar que podemos reducir nuestro impacto en el medio ambiente mejorando nuestro negocio”, explicó la diseñadora.

El desfile de Chanel tuvo lugar en el Grand Palais de París. Karl Lagerfeld convirtió el interior del edificio en una gigantesca base de datos para presentar la colección de primavera-verano del próximo año.

Incluso los tejidos simularon un entramado de cables de colores y luces.

Sobre la pasarela las gorras fueron el accesorio estrella: de lado, brillantes y con impresiones gráficas.