Última hora

Última hora

Liberia, el partido más difícil de George Weah

Leyendo ahora:

Liberia, el partido más difícil de George Weah

Weah se seca el sudor antes de ser entrevistado
Tamaño de texto Aa Aa

Como en su etapa de futbolista, el antiguo Balón de Oro George Weah mide su capacidad de esfuerzo antes de ponerse al frente de Liberia. Tras su victoria electoral de la semana pasada, sus aspiraciones para los próximos 6 años son modestas, esencialmente, reparar las infraestruturas y encauzar la economía de uno de los países más pobres del mundo. "Vamos a poner en marcha un Gobierno. Tenemos economistas que nos indicarán el camino y, como pueden ver, esta está siendo la primera transición pacífica y democrática. El Gobierno tiene su equipo y nosotros tenemos el nuestro y estamos negociando. Vamos a ver qué propone cada uno y, a partir de ahí, veremos qué hacemos para avanzar. Así que estamos sumando fuerzas", dice Weah, sentado en una silla de mimbre en el patio de su casa en Monrovia.

La antigua estrella del fútbol debe su victoria electoral, en buena medida, al voto joven, que ahora espera mucho de él.

Tras superar la lacra de años de guerra, Liberia ha sufrido otras lacras: la epidemia de ébola que mató a casi 5000 personas en 2014, la caída del precio de las exportaciones y el lastre de una agricultura muy poco productiva, a la que Weah promete dedicar una atención particular.

"Quiero animar a nuestra gente a que cultive más alimentos para ser autosuficientes y también para poder exportar -dice el presidente electo de Liberia-. El Gobierno tiene la responsabilidad de promover los cultivos y tener buenos programas agrícolas, y también de defender el derecho del pueblo a cultivar sus propios alimentos. Tenemos un suelo fértil en el que podemos cultivar cualquier cosa, por lo que podemos fomentar la agricultura mecanizada".

El Balón de Oro (1995) tiene ahora por delante uno de los partidos más complejos que haya jugado: recuperar una debilitada economía, que en 2016 finalizó con una caída del 1,6% del PIB, reducir la pobreza (el 50% de la población liberiana vive por debajo de su umbral) y acabar con la corrupción. Para ello Weah ha prometido a lo largo de su campaña acelerar la creación de empleo, así como educación gratuita desde la guardería al instituto.