Última hora

Última hora

La 68ª edición del Festival de la Berlinale baja el telón

Leyendo ahora:

La 68ª edición del Festival de la Berlinale baja el telón

La 68ª edición del Festival de la Berlinale baja el telón
Tamaño de texto Aa Aa

Se apagaron los focos. La Berlinale echó el telón. "Se proyectaron más de 400 películas. De ellas, 19 compitieron en la sección oficial, por el Oso de Oro. El director de cine alemán, Tom Tykwer, presidió el jurado. Veamos algunos de los momentos más destacados de la edición de este año", destacaba el enviado especial de euronews a Berlín, Wolfgang Spindler.

Con la presencia de Bill Murray y de otras 'figuras' de Hollywood, el festival acaparó la atención del mundo del cine, durante diez días, en Berlín. El de la capital alemana es el primero de los grandes festivales internacionales, en el calendario. En él, 'grandes nombres de la pantalla' se mezclan con producciones de bajo perfil, con películas independientes, con estrellas de la música y con nuevos autores, procedentes de todos los rincones del mundo. El estadounidense Willem Dafoe, que recibió un Oso de Oro honorífico en reconocimiento a su trayectoria artística, y la rumana Adina Pintilie, ya forman parte de la historia de la Berlinale.

En su estreno con "Touch me not", una película compleja y profusa en sexo, se llevó el premio "gordo" del certamen. La creación de Pintilie se convirtió en la apuesta de un jurado que parecía determinado a encontrar "su filme" en lugar de dejarse llevar por las preferencias de críticas o público, en un festival donde además no había claros favoritos.

"Invita al espectador a cuestionar su propia perspectiva sobre la intimidad, sobre la belleza, sobre cómo las personas pueden relacionarse entre sí y abrazar a seres diferentes a ellas", declaraba la directora rumana.

El Oso de Plata a la mejor interpretación masculina fue a parar a manos de Anthony Bajon, por su papel en "La Prière", dirigida por Cédric Kahn. El actor francés ofrece un retrato emocionalmente puro de un joven que acude a un retiro espiritual en un centro católico en las montañas, para tratar de superar su adicción a las drogas, .

"Es increíble. Nunca resulta fácil enfadarse delante de las cámaras porque hay que llegar a ese estado por uno mismo. Las tomas se suceden. Hacemos varias y hay que guardar la misma energía y renovarla en cada una de ellas. Eso es lo complicado", destacaba Anthony Bajon.

El premio a la mejor actriz correspondió a la paraguaya Ana Brun, por su interpretación en "Las Herederas".

En su primer papel en la "gran pantalla", Brun encarna a Chela, la mujer lesbiana que tras años de relación de pareja con la dominante Chiquita, debe emanciparse como consecuencia del ingreso de ésta en la cárcel y mientras vende, pieza a pieza, los enseres de la casa que heredaron.

Marcelo Martinessi, director de "Las Herederas", se deshizo en elogios ante la labor de las actrices de la película.

Entre todos los premiados en esta 68ª edición del festival, únicamente se puede encontrar un nombre consagrado: Wes Anderson. El estadounidense se llevó el galardón correspondiente al mejor director por la película de animación "Isle of Dogs". Bill Murray, que pone voz a uno de los perros protagonistas del filme, recogió el premio en nombre del director.

"Nunca pensé que iría a trabajar como un perro y volvería a casa con un oso", declaraba Murray en tono jocoso.

El Gran Premio del Jurado se fue, como el Oso de Oro, a otro país del Este. La polaca "Twarz", de Malgorzata Szumowska, se hizo con el galardón. La película relata la historia de un joven que se somete a un trasplante de cara después de sufrir un accidente. Con el cambio pierde poco a poco su identidad y sufre el rechazo de la sociedad porque la gente ya no lo reconoce.

La de este año ha sido una edición denostada por los críticos. Los más 'incisivos' condenan que la nómina de películas a concurso fuera ciertamente mejorable, cuando no discutible. Además, culpan al director Dieter Kosslick de montar "la peor sección a competición en años". Consideran que no estaba a la altura de lo que requiere un certamen de este tipo y que no disponía de argumentos.

"Esto fue todo en la Berlinale", concluía el enviado especial de euronews a Berlín, Wolfgang Spindler.

Más de cinema