EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Y ahora ¿qué va a suceder en Italia?

Y ahora ¿qué va a suceder en Italia?
Derechos de autor REUTERS/Max Rossi
Derechos de autor REUTERS/Max Rossi
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El presidente Mattarella se encuentra ante la difícil misión de designar un primer ministro que logre la aprobación de la mayoría. ¿Cómo lograrlo? ¿Qué pasará si no se consigue?

PUBLICIDAD

Una vez que se forme Gobierno en Italia, el presidente Sergio Mattarella comenzará, en torno al 3 de abril, consultas para tratar de encontrar un primer ministro que obtenga el apoyo de la mayoría. ¿Cómo conseguirlo? El profesor Giovanni Guzzetta, de la universidad de Vergara, analiza las distintas posibilidades.

"La práctica y la Constitución nos dan dos opciones -explica el profesor Guzzeta-.  La más dura sería que el presidente Mattarella decida que no es posible formar un Gobierno y disuelva las cámaras. Una situación que no se ha dado nunca en el pasado, porque nunca ha habido unas elecciones tan cercanas como las últimas. 

La alternativa para el presidente es identificar una figura institucional, como puede ser el presidente del Senado, para que tenga un papel de facilitador y encargarle, no que sea primer ministro, sino que, con más libertad que el presidente de la República, consulte a las fuerzas políticas para poder crear una mayoría".

En cualquier caso, las negociaciones se anuncian difíciles para llegar a un consenso político en Italia. El presidente de la República está en el momento más difícil de su mandato. Hay una gran expectación, dentro y fuera del país, ante las decisiones que pueda tomar.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La italiana Ilaria Salis, acusada por agredir a dos neonazis en Hungría, se presenta a las europeas

Italia conmemora los 163 años de la unificación con una ceremonia en Roma

SOS Humanidad acusa a los guardacostas libios de amenazas y disparos con munición real