Última hora

Última hora

Arraigan las protestas de jubilados indignados: "No vamos a parar de quejarnos"

Leyendo ahora:

Arraigan las protestas de jubilados indignados: "No vamos a parar de quejarnos"

Arraigan las protestas de jubilados indignados: "No vamos a parar de quejarnos"
@ Copyright :
REUTERS/Vincent West
Tamaño de texto Aa Aa

Como cada lunes desde el 15 de enero, llueva o nieve, pensionistas y jubilados salen a las calles de Bilbao para protestar por la subida anual del 0,25%. No piensan parar de hacerlo hasta que el Gobierno atienda sus reclamaciones, asegura José Ramón Landaluce, portavoz de la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Bizkaia.

"Solo sabemos que el país va bien, la economía se recupera y que las pensiones nuestras se siguen reduciendo, puesto que el IPC está por encima de esa subida, y por lo tanto lo que estamos haciendo es perder poder adquisitivo año tras año", explica Landaluce, en una entrevista para Euronews.

Entre las reivindicaciones de esta asociación, la equiparación de las pensiones más bajas al salario mínimo y que en caso de viudedad, no se reduzca la renta del cónyuge.

Landaluce explica que algunos de sus asociados tienen pensiones de entre 300 y 400 euros, por lo que, si no poseen una vivienda y tienen que pagar alquiler, acaban el mes comiendo solo arroz y pasta. “Estas cosas solo las vives, cuando le pasa a alguien cercano o en una asociación en la que te llega información de mucha gente que lo pasa mal”, señala.

REUTERS/Vincent West
Los jubilados participan en una protesta a favor de pensiones más altas, en Bilbao, España, el 12 de febrero de 2018.REUTERS/Vincent West

Otra de sus principales consignas es eliminar el factor de sostenibilidad. Desde su entrada en vigor en 2019, esta medida supondrá que se calcule la pensión de jubilados añadiendo una polémica nueva variable a los ya existentes número de años cotizados y cuantía cotizada: la esperanza de vida en dicho momento.

"Como la esperanza de vida sigue aumentando, en 20 años, las pensiones se quedarán en la mitad", advierte Landaluce, por lo que llama a los que todavía no se han jubilado a unirse a la lucha.

La sorprendente explosión de asistentes a la manifestación del pasado 22 de febrero, que llenó las plazas de ciudades españolas con miles de jubilados indignados, ha llevado a los medios de comunicación a comparar la dimensión de este movimiento social con la chispa del 15M.

REUTERS/Vincent West
Un miembro del sindicato Comisiones Obreras (CCOO), durante una marcha contra los recortes de pensiones en Bilbao el 5 de diciembre de 2012.REUTERS/Vincent West

"Claro que se están asustando (el Gobierno) y se van a asustar más porque no vamos a parar de quejarnos y vamos a tomar más acciones, lo que les toca el bolsillo a los partidos políticos es el voto", afirma Landaluce.

La próxima cita para exhibir su capacidad de convocatoria, fuera del calendario de los lunes, es el sábado 17 a las 17:00 horas, un día y un horario elegidos por los sindicatos españoles para que los trabajadores también se puedan sumar a las protestas. Marchas sin banderas, ni lineamientos políticos, porque no quieren que nadie renuncia a reclamar unas pensiones dignas porque esté en desacuerdo con una fuerza o figura política.

"Somos ya más de 9 millones y medio tenemos un peso social muy importante, no nos pueden dejar de lado", dice Landaluce, poniendo énfasis en que con el avance de la edad media española, todos los días son más el número de jubilados y pensionados que no se van a parar hasta que se les garantice una pensión digna.