EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

La historia de superación de dos sevillanos

La historia de superación de dos sevillanos
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

José Manuel y Pablo Roas, padre e hijo, vencen a las adversidades por medio del deporte.

PUBLICIDAD

Pablo Roas nació en Sevilla hace 18 años con parálisis cerebral debido al raro síndrome de West. Pero ello no es óbice para que corra maratones con su padre José Manuel, un maestro de escuela secundaria que ha estado corriendo desde 1997.

“Pablo es este ángel que tenemos aquí. Un ángel con muchas limitaciones: con sus fisioterapeutas, su logopeda y su colegio especial, pero eso nos enseña a volar mucho más de lo que podíamos esperar”, dice José Manuel.

Dos héroes reconocidos

Juntos han terminado seis maratones, incluyendo la de Sevilla (tres veces), la de Madrid (dos) y la de Nueva York. Por eso, recibieron el Premio de la revista Sport Life 2015 a los valores del deporte y el Premio al Deporte del diario La Razón. Además, han sido premiados por la Maratón de Madrid y nominados para el Premio Princesa de Asturias del Deporte en 2017.

“La transformación que experimenta durante la carrera es un regalo divino. En ese momento, literalmente, soy sus piernas y él es como mi corazón”.

Diferentes adversidades

Durante la carrera, deben superar las adversidades logísticas y de salud. Cerca de su casa, José Manuel se detiene para ser atendido por su familia y por Juan, uno de los fisioterapeutas de Pablo, que los acompaña.

En el kilómetro 34, José Manuel se para por problemas de calambres. No se había preparado correctamente por culpa de una lesión y los dolores aparecen más temprano de lo habitual. Sus fisioterapeutas intentan aliviarlo con masajes musculares. Pero José Manuel no está preocupado.

“El objetivo de la carrera es disfrutarlo con mi hijo”

Un final feliz

Los espectadores apoyan con entusiasmo el esfuerzo del padre y la alegría del hijo en su camino. Pablo responde gritando de felicidad y chocando a algunas personas.

Pablo y su padre cruzan la línea de meta. Después de 5 horas y 18 minutos, han terminado la carrera.

“Cruzar la meta con él es el sueño de haber vivido una aventura juntos”.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Así se prepara la Unidad Militar de Emergencias para rescates invernales extremos

Mar Galcerán, la primera diputada con síndrome de Down en España: "Las palabras importan"

España | El Congreso da el primer paso para eliminar la palabra "disminuido" de la Constitución