Última hora

Última hora

¿Qué es eCall? Un botón obligatorio en todos los coches de la UE

Leyendo ahora:

¿Qué es eCall? Un botón obligatorio en todos los coches de la UE

¿Qué es eCall? Un botón obligatorio en todos los coches de la UE
@ Copyright :
Photo by Steinar Engeland on Unsplash
Tamaño de texto Aa Aa

A partir del 1 de abril, todos los nuevos modelos de coches que se venden en la Unión Europea cuentan con el sistema de llamada automática de emergencia eCall, ¿para qué sirve?

Es una tecnología que comunica automáticamente toda la información necesaria en caso de accidente al servicio de emergencia más cercano, incluso si el conductor está inconsciente. Entre estos datos, figura la localización exacta del vehículo, la hora en la que ocurrió el incidente y si el conductor es capaz de hacer una llamada.

También se puede notificar un accidente tan solo pulsando el botón

La Comisión Europea, que propuso el proyecto en junio de 2013 y lo aprobó en abril de 2015, espera este sistema pueda salvar cientos de vidas al año y ayudar a que las personas heridas en las carreteras reciban atención médica con mayor rapidez.

eCall reduce el tiempo de respuesta de los servicios de emergencia "al 50% en el campo y al 60% en las zonas urbanizadas", asegura el órgano ejecutivo de la EU en su página web.

La Comisión Europea asegura que en situaciones de circulación normales el dispositivo "duerme" y no "no permite el rastreo de vehículos fuera de emergencias".

El país europeo pionero en introducir eCall fue Eslovenia en 2016. “ECall es un dispositivo que se instala en el coche y que, en caso de accidente, detecta un cambio brusco en su velocidad. También registra si los airbags han saltado, en dónde ha tenido lugar el accidente, la dirección en la que viajaba el automóvil, cuánta gente se encontraba dentro y qué tipo de carburante utiliza”, explicaba entonces a euronews Bostjan Tavcar, director de uno de los centros de emergencia en el país.

Según datos de la Eurostat, el número de muertes en las carreteras de la Unión cayó hasta un 43% entre 2005 y 2015. No obstante, a pesar de la tendencia globalmente positiva de la última década, el número de fallecidos en carretera en 2015 siguió siendo más de 22 veces superior al número total de víctimas mortales en el transporte ferroviario y aéreo combinado.