Última hora

Última hora

Curiosity, cada vez más cerca de hallar vida en Marte

Leyendo ahora:

Curiosity, cada vez más cerca de hallar vida en Marte

Curiosity, cada vez más cerca de hallar vida en Marte
Tamaño de texto Aa Aa

¿Hay vida en Marte? la pregunta que se hacía David Bowie hace años sonaba entonces casi ridícula, pero hoy por hoy no es tan descabellado hacérsela. De momento la respuesta sigue siendo 'no'. Y eso a pesar de que en los últimos días llegó a especularse con esa posibilidad tras un 'curioso' hallazgo. Concretamente, el Curiosity ha detectado moléculas orgánicas en rocas muy antiguas y ha averiguado que la cantidad de metano en la atmósfera varía dependiendo de la estación.

Estos dos descubrimientos, publicados en la revista Science y que pueden tener origen biológico o geológico, suponen todo una inyección de esperanza para la gente de la NASA, que deduce así que podría haber o podría haber habido vida en el planeta rojo. Pero, ¿Por qué?

Comencemos hablando del metano: Los hallazgos del Curiosity sugieren un ciclo de actividad de este compuesto e indican la existencia de un entorno dinámico en el subsuelo. ¿Podrían ser microbios en las profundidades del planeta? Podrían. Pero también podría ser fruto de una actividad geológica generada por las interacciones entre las rocas y el agua del subsuelo.

Sea cual sea la causa, es la primera vez que se descubre que la concentración de metano varía de manera cíclica dependiendo de la estación (más alta en los equinocios y más baja en los solsticios), lo que es un importante indicador de que el planeta rojo podría estar silenciosamente vivo. En la tierra, el metano tiene un origen biológico... ¿por qué no en Marte?

Moléculas orgánicas

El equipo científico de Curiosity también ha anunciado que ha encontrado lo que se conoce como 'moléculas orgánicas' en rocas sedimentarias de 3,000 millones de años de antigüedad cerca de la superficie. El término 'orgánico' puede hacernos pensar en yogures o barritas energéticas, pero en el argot científico hace referencia a moléculas complejas que contienen carbono e hidrógeno.

Curiosity profundizó un poco y encontró la evidencia en los primeros cinco centímetros de roca. Toda una sorpresa dado que la superficie de Marte está azotada por la radiación del espacio y que con el tiempo la luz puede descomponer la materia orgánica.

Hay moléculas orgánicas por todas partes dentro de nuestro sistema solar (algunas encontradas por Rosetta en el cometa 67P) y por supuesto pueden ser creadas por procesos no biológicos, pero los últimos hallazgos sirven de estímulo adicional para los expertos que investigan al vecino planetario.

En realidad, Curiosity no está en Marte para encontrar vida. Su misión principal es la de encontrar "habitabilidad". Tras explorar el cráter Gale dejó bien claro que Marte tuvo en algún momento agua líquida en su superficie, y las vistas del planeta rojo desde la órbita de la nave espacial han trazado un paisaje desértico que parece haber sido formado por poderosos flujos de agua.

"Con estos nuevos hallazgos, Marte nos dice que sigamos por ese camino, que sigamos buscando pruebas de vida", dice Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica en la sede de la NASA, en Washington. "Confío en que nuestras misiones actuales seguirán haciendo descubrimientos aún más impresionantes en el planeta rojo".

Buscando vida

La próxima misión en Marte es directamente la de encontrar signos de vida. La misión conjunta ESA-Roscosmos ExoMars podría ser, quién sabe, la encargada de semejante hallazgo. En este momento, la primera de sus dos naves espaciales, el Trace Gas Orbiter, está volando en círculos sobre la superficie marciana y olfateando la atmósfera en busca de metano y otros gases interesantes. También está fotografiando la superficie con todo lujo de detalles con una cámara construida en Suiza. Los científicos intentarán emparejar las lecturas de los rastros de gas con las características del paisaje para comprender mejor de dónde vienen.

De cara al futuro, la NASA ya se está preparando para enviar su rover Mars 2020 al planeta rojo, y el rover ESA-Roscosmos ExoMars 2020 también se dirigirá allí al mismo tiempo. Un taladro de fabricación italiana buscará dos metros por debajo de la superficie en busca de evidencias de vida. Vida en la actualidad o vida en el pasado.

La mayoría de los científicos especializados no esperan encontrar microbios vivos a esas profundidades, pero algunos sí confían en ello. También existe la posibilidad de que los robots desentierren evidencias fosilizadas de vida.

La verdad es que nadie sabe muy bien qué hay ahí abajo, pero si le interesa el asunto esté atento. En los próximos meses, o en los próximos años, pueden llegar noticias desde Marte.