Última hora

Última hora

Los autores defienden sus derechos en internet

Leyendo ahora:

Los autores defienden sus derechos en internet

Los autores defienden sus derechos en internet
Tamaño de texto Aa Aa

"Get up, stand up, stand up for your rights". En su canción, Bob Marley decía "levántate y lucha por tus derechos".

Este es ahora el grito de guerra que los artistas han llevado al Parlamento Europeo.

Cantantes, dibujantes, fotografos... están en guerra con las plataformas digitales: exigen ser remunerados en su justa medida cuando sus creaciones son utilizadas en la red.

Un grupo de artistas ha acudido a la Eurocámara para explicar sus reivindicaciones. Esperan convencer a los eurodiputados para que voten a favor de la nueva directiva sobre los derechos de autor.

Y esto es lo que responden a quienes dicen que esta legislación puede convertirse en una nueva forma de censura. "Esto no tiene nada que ver con la censura. Soy una artista", afirma la cantante irlandesa Eleanor McEvoy. "La censura es la antítesis de lo que somos. No está en nuestro ADN. Estamos a favor de la libertad de expresión. Nada será censurado, queremos que todo siga allí. Solo queremos que nos paguen por ello".

La polémica gira principalmente en torno al artículo 13 de la directiva, ya que exige a las plataformas digitales que filtren los contenidos antes de publicarlos, y los retiren en caso de que no hayan pagado los correspondientes derechos de autor.

Pero esta medida platea un problema para los usuarios ya que no contempla excepciones. Y eso significa que se reducen las posibilidades de compartir contenidos, incluso cuando no hay ánimo de lucro.

"Hay plataformas como Youtube, Facebook o Instagram que ya tienen filtros", explica Agustín Reyna, de la Oficina de Consumidores Europeos (BEUC). "La ley normalizará el uso de estos filtros y la experiencia demuestra que no es bueno para los consumidores. Cada vez que intenten subir algo a Instragram, por ejemplo, no podrán hacerlo si incluye contenidos protegidos por derechos de autor". En su opinión los creadores deben ser pagados pero "no debe hacerse a expensas de los consumidores que comparten contenidos en línea".

Las plataformas digitales se oponen a la directiva y la controversia es tal que nadie se atreve a vaticinar el resultado del voto en la Eurocámara.