Última hora

Última hora

Este dron puede reparar baches con material impreso en 3-D

Leyendo ahora:

Este dron puede reparar baches con material impreso en 3-D

Este dron puede reparar baches con material impreso en 3-D
@ Copyright :
University of Leeds
Tamaño de texto Aa Aa

Los baches son la perdición para los conductores y un dolor de cabeza importante y costoso para las autoridades.

Pero los investigadores de la Universidad de Leeds en Reino Unido planean utilizar un dron capaz de detectar y rellenar grietas en la carretera en los próximos dos años, recortando los costes y el número de baches en el proceso.

"No estamos hablando de reparar baches muy grandes, como los de medio metro", dijo a Euronews Robert C. Richardson, profesor de la Escuela de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Leeds.

"Si puedes reparar grietas pequeñas o medianas antes de que se conviertan en baches, nunca se convertirán en baches".

"Es una situación muy proactiva", dijo, especialmente si se tiene en cuenta que en Reino Unido "la tasa de aparición de baches es mayor que la de su reparación". Así que es una batalla perdida".

La reparación de baches cuesta miles de millones

Durante la última década, las autoridades de Inglaterra han gastado más de 1.000 millones de libras (1.130 millones de euros) para rellenar casi 18 millones de baches, según el estudio ALARM (Annual Local Authority Road Maintenance).

En Italia, reparar todas las carreteras con baches costaría hasta 42.000 millones de euros, mientras que en los EEUU se calcula que los daños causados por baches cuestan a los conductores 3.000 millones de dólares (2.600 millones de euros) anuales, según un estudio de la AAA. En India, 10.876 accidentes de tráfico en 2015 se debieron a baches, según cifras oficiales.

La capital francesa tuvo que poner en marcha un plan de emergencia a principios de este año después de que un invierno particularmente frío causara graves daños en algunas de sus calles. Para hacer el proceso más rápido, la ciudad utilizó un nuevo proceso mediante el cual se rocía pegamento y una mezcla que contiene betún sobre la carretera y luego se presiona con un compactador.

El dron, sin embargo, eliminaría la necesidad de maquinaria pesada, mano de obra y reduciría las molestias, ya que las carreteras no tendrían que estar cerradas durante tanto tiempo.

Ciudades que se autorreparan

Por el momento, el dron puede rellenar una "cantidad razonable de grietas" con una sustancia impresa en 3-D. La ventaja de utilizar la impresión en 3D, argumenta Richardson, es que "podemos añadir diferentes cosas en la mezcla, variar la propiedad del relleno y hacer un mejor ajuste".

"La forma en que funcionan los baches es que hay un desajuste entre la resistencia del material que se pone en el suelo y la carretera de asfalto. A medida que el suelo que rodea (la carretera) vibra de una manera diferente, puede interrumpirse".

"Si se pueden rellenar (grietas y baches) no sólo con un camino limpio y ordenado, sino también cambiar las propiedades del material depositado, la carretera se vuelve mucho más resistente a los daños", explicó Richardson.

Los investigadores esperan dirigir el drone a algunos lugares específicos de Reino Unido para someterlo a pruebas en los próximos dos años y democratizar su uso para 2025. Prevén que para el año 2050, las ciudades se autorrepararán con infraestructura mantenida por robots, sin ninguna interferencia humana.

Otros investigadores también están buscando nuevas formas de abordar este problema.

Los científicos de la ETH de Zúrich, por ejemplo, están trabajando en un camino de autocuración. Descubrieron que la adición de nanopartículas de óxido de hierro al betún da a la sustancia pegajosa, negra, cualidades de regeneración. El pequeño inconveniente: las propiedades curativas deberán activarse una vez al año con un campo electromagnético.