Última hora

Última hora

¿Es la tragedia de Génova culpa de Europa como afirma Salvini?

Leyendo ahora:

¿Es la tragedia de Génova culpa de Europa como afirma Salvini?

¿Es la tragedia de Génova culpa de Europa como afirma Salvini?
@ Copyright :
Foto a sinistra: REUTERS/Stefano Rellandini
Tamaño de texto Aa Aa

Pocas horas después del colapso del puente de Morandi sobre la autopista A10 de Génova y mientras los servicios de emergencia italianos continuaban buscando personas entre los escombros, el ministro del Interior italiano Matteo Salvini lanzó varios dardos a la Unión Europea en las redes sociales:

"Si hay vínculos que impiden gastar dinero para asegurar las escuelas donde van nuestros hijos y las autopistas por las que viajan nuestros trabajadores, pondremos delante de todo y todos la seguridad de los italianos".

¿Es culpa de Europa que las autopistas italianas no sean seguras?

Veronica Vecchi, profesora de Gestión de proyectos y financiación de programas internacionales en la Universidad Bocconi no está de acuerdo con las palabras de Salvini.

"En Italia, el pacto de estabilidad y las restricciones presupuestarias de la Unión Europea se han trasladado localmente a las administraciones municipales; no se trata del propio pacto de estabilidad. Impone restricciones a nivel nacional, Italia ha decidido transferir río abajo la contención de la deuda pública y el déficit", confirma la profesora contactado por teléfono.

El verdadero problema es cómo Italia negoció la concesión de la autopista

Según Veronica Vecchi, la cuestión debería abordarse no tanto en Europa como, sobre todo, a nivel gubernamental.

"En el caso concreto -continúa la experta- se trata de una concesión de autopistas bajo la responsabilidad del Ministerio de Infraestructuras: el verdadero problema de las concesiones de autopistas es la negociación de planes de inversión con los concesionarios. El arancel recaudado por Autostrade per l'Italia (empresa con concesión de la A10) debe ser suficiente para cubrir el mantenimiento".

Revisión del régimen de sanciones y revocaciones

El ministro italiano de Infraestructura Danilo Toninelli ya ha pedido la dimisión de la alta dirección de Autostrade per l'Italia y ha dicho que ha pedido a los funcionarios que inicien el proceso de revocación de las concesiones para la gestión de las autopistas italianas.

Autostrade podría, en este caso, remitir el asunto a un tribunal ordinario, ya que las concesiones siguen la ley ordinaria.

Según Veronica Vecchi, sería más útil actualizar los sistemas por los que se establecen las concesiones, que son demasiado antiguos. "A nivel de riesgo operacional, pensamos trivialmente en el hecho de que en todos los tramos de autopista siempre hay obras en ejecución. ¿Dan lugar o no a sanciones y reducciones? ¿O simplemente causan retrasos y malentendidos? El operador económico tendría que sufrir en este caso o tendría que haber un sistema de incentivos y sanciones para planificar mejor los calendarios de mantenimiento. Esto, en mi opinión, sería un mecanismo inteligente para negociar los contratos de concesión de obras públicas".

¿Qué hay de la solicitud de prórroga de la concesión en derogación de las normas europeas?

La profesora de Bocconi señala que, a nivel de concesiones, la Comisión Europea exige con las directivas de la UE que la duración de la concesión sea muy corta, cinco años en general, para fomentar la competencia. Pero si un concesionario realiza nuevas inversiones y se amplía el plazo de amortización de la inversión, se realiza una ampliación o la concesión caduca. "El gobierno tendría que pagar un precio de recompra que pasaría a través del nuevo concesionario que ganaría la nueva licitación".

"Incluso a nivel internacional, no somos la oveja negra de Europa: todos los Estados de la UE tienen una voz fuerte y negocian con la Comisión de la UE. Desde mi punto de vista", concluye el profesor Vecchi, "no sería nada extraño que se concedieran concesiones más largas para planes de inversión concretos, como también prevén las directivas comunitarias".

"El verdadero problema, repito, es cómo hemos evaluado y negociado los planes de inversión: ¿permiten un rendimiento adecuado del capital o están subestimados?"