Última hora

Última hora

Barcelona, un año después

Leyendo ahora:

Barcelona, un año después

Barcelona, un año después
Tamaño de texto Aa Aa

Pasear, comer helados, hacer algunas compras… En las Ramblas de Barcelona, la vida continúa, a pesar de que estos días el recuerdo de los atentados del 17 de agosto de 2017 vuelve a estar muy presente. Ya sean turistas o locales, nadie olvida a las 16 víctimas, 2 de ellas de tres y siete años, que perdieron la vida cuando un terrorista embestía con violencia su furgoneta sobre este concurrido paseo. Unas imágenes que, a pesar de haber pasado un año, permanecen en la mente de quienes se encontraban en el lugar de los hecho, como el mosso d'esquadra Marc Rivera: "Había muchas víctimas. Esta zona es en la que había más víctimas, porque es donde cogió más velocidad. La furgoneta presuntamente ya paró porque tenía el airbag que le había saltado y aquí es donde finalizó su ataque".

El turístico Mercado de la Boquería, en el corazón de las Ramblas, fue uno de los lugares que sirvió de refugio en las tensas horas que acontecieron al atentado. Ante el terror que se vivía en la calle, cientos de personas huyeron despavoridas a buscar escondite entre puestos de comida, como el de Juan María Pamies: “De golpe empezó a entrar gente en desbandada, empezaron a llevarse sillas, mesas…. Ves que pasa algo extraordinario. No es normal, veías a gente que se le caía un zapato y seguía corriendo".

"Es triste, es horrible, pero no puedes predecir cuándo van a ocurrir estas cosas, así que supongo que hay que continuar viviendo y disfrutando de la vida". cuenta Rosana Robinson, de Reino Unido.

Una afirmación que respaldan las estadísticas. El pasado junio 2,1 millones de turistas extranjeros visitaba Cataluña, un 3,2% más que en 2017. Todo apunta a que el miedo ha quedado apartado.