Última hora

Última hora

Un hombre construye un barco con botellas de plástico para denunciar la contaminación en Italia

Leyendo ahora:

Un hombre construye un barco con botellas de plástico para denunciar la contaminación en Italia

Un hombre construye un barco con botellas de plástico para denunciar la contaminación en Italia
@ Copyright :
Raffaele Imbo
Tamaño de texto Aa Aa

Este es el italiano que hizo un barco con botellas de plástico para denunciar el problema de los residuos marinos.

Raffaele Imbo, director de cine, navegó en su improvisada balsa por las playas de la isla volcánica de Ischia, frente a la costa de Nápoles.

El joven de 23 años recogió alrededor de 1.000 envases de plástico que su familia había utilizado durante el último año.

Le tomó casi tres semanas hacer la embarcación en su jardín trasero uniendo las botellas con un cordel.

"No esperaba tanto entusiasmo de la gente de la playa", dijo Imbo a Euronews. "Algunos me compraron comida, otros me dieron monedas".

"Se dieron cuenta de que el barco era ecológico desde el momento en que lo vieron y, sobre todo, aprendieron que una familia común consume 'un barco de plástico' cada año".

Imbo había planeado dar la vuelta entera a la isla, pero explicó que sus remos no eran lo suficientemente buenos.

Sin embargo, está contento de que su acción del lunes, que duró todo el día, haya sensibilizado a la población.

"Me siento muy mal cuando pienso en las cifras: cada año al menos ocho millones de toneladas de plástico terminan en los océanos del mundo".

"La gente debe ser consciente de la cantidad de plástico que utiliza. Y no podemos evitar el reciclaje".

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) dijo en julio que el Mediterráneo se estaba convirtiendo en una "peligrosa trampa de plástico" y que había "niveles récord de contaminación por microplásticos (fragmentos más pequeños y más insidiosos) que amenazaban a las especies marinas y a la salud humana".

Afirmó que la mayor parte del plástico es lanzado al mar desde Turquía y España, seguidos por Italia, Egipto y Francia.

"Las grandes piezas de plástico hieren, asfixian y a menudo matan a los animales marinos, incluso las especies protegidas y en peligro de extinción, como las tortugas marinas y la foca monje", dijo la oficina de la ONG en Roma en un comunicado de prensa.

"Pero son los microplásticos los que han alcanzado niveles récord de concentración de 1,25 millones de fragmentos por km² en el Mar Mediterráneo, casi cuatro veces más altos que en la 'isla de plástico' encontrada en el Océano Pacífico del Norte".

"Al entrar en la cadena alimenticia, estos fragmentos no solo amenazan a un número creciente de especies animales, sino también a las personas."