Última hora

Última hora

El rescate deja tocadas a las pymes griegas

Leyendo ahora:

El rescate deja tocadas a las pymes griegas

El rescate deja tocadas a las pymes griegas
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis ha golpeado la espina dorsal de la economía griega. Muchas pequeñas y medianas empresas han visto como la actividad decrecía y les obligaba a echar el cierre. En total entre 2009 y 2017 han sido más de 240.000 pymes las que han desaparecido llevándose consigo 924.000 empleos. La bajada de sueldos, tanto en el sector público como en el privado, ha dejado sin recursos a los ciudadanos.

Christos Lousis es empresario del sector del cristal y considera que la gran recesión le ha supuesto unas pérdidas de un millón y medio de euros: "En 2012 me encontré en la difícil situación de despedir a 22 personas de las 26 que tenía antes de los rescates. Se entiende que en ese momento no solo yo sino también otros empresarios hicieron lo mismo. No nos suicidamos porque algo nos frenó, creo que fueron nuestros hijos" A pesar de las dificultades, Christos intentó innovar, pero asegura que los consumidores no compraban sus productos y los bancos no le daban préstamos para las exportaciones, pero "sobrevivo en el limite porque tengo dos hijos que mantener".

Durante la crisis nacieron algunos negocios. Como el de Nikos Kouris en el centro de Atenas que combina exportaciones de productos griegos con gastronomía. Inició la actividad online y en 2016 abrió la primera tienda. Además ha expandido su actividad a Estados Unidos, donde tiene un local y planea abrir dos más: "Estamos atravesando todas las dificultades que existen en un marco muy estricto de impuestos y contribuciones a los fondos de seguridad, pero por otro lado nos beneficiamos de las ventajas de la crisis, como la reducción del coste de la mano de obra. Sería muy importante para nosotros ver desde el gobierno medidas para luchar contra el desempleo, para que las familias tengan ingresos y que estos ingresos se gasten en el mercado. Sería muy importante abrir activamente los canales de financiación y además, hay serios esfuerzos empresariales para que nos apoye el Estado, los bancos y demás".

Lo que los empresarios siempre quieren es alcanzar una estabilidad que cree el entorno ideal para las inversiones. Un objetivo que por ahora está lejos de poder alcanzarse en Grecia, pero que quizá resolvería muchos de los problemas."Simplificación de los procedimientos, reducción de la burocracia, cambios en la fiscalidad, y, por supuesto, tenemos que avanzar más rápido con el programa de privatización para dar una señal positiva a los inversores y animarles a venir a Grecia. Si la prudencia, el consenso y la cooperación no prevalecen, me temo que el país dará un paso adelante y tres atrás", concluye Kostas Michalos, presidente de la Cámara de Comercio de Atenas.