Última hora

Última hora

Una joven yazidí regresa a Irak tras encontrarse en Alemania con su secuestrador del Dáesh

Leyendo ahora:

Una joven yazidí regresa a Irak tras encontrarse en Alemania con su secuestrador del Dáesh

Una joven yazidí regresa a Irak tras encontrarse en Alemania con su secuestrador del Dáesh
@ Copyright :
BasNews
Tamaño de texto Aa Aa

Una refugiada yazidí, que fue esclavizada por el autodenominado grupo Estado Islámico, ha huido de Alemania hacia Irak después de encontrarse en un supermercado con el hombre que abusó de ella.

Ashwaq Haji tenía 15 años cuando toda su familia fue acorralada en un ataque del Dáesh en el norte de Irak hace cuatro años.

La joven fue vendida por 100 dólares (algo más de 87 euros) a un guardia sirio llamado Abu Human, que la golpeó y violó. Haji logró escapar a Alemania, donde se reunió con su madre y otros miembros de su familia, y creyó que estaba a salvo.

Ashwaq le contó a Euronews el momento en el que se encontró cara a cara con el hombre que la esclavizó.

"Después de ver al hombre, no pude vivir más en Alemania"

Ashwaq volvió a ver por primera vez a Abu Humam en Alemania hace dos años, pero al principio pensó que debía haber cometido un error.

La joven estaba haciendo una pasantía en febrero de 2018 cuando se volvieron a cruzar: "El primer día en el trabajo todo fue bien, trataba de conocer a mis nuevos colegas", dijo.

Pero el segundo día, mientras se tomaba un descanso al mediodía, vio a Humam (que se cree que se había registrado como refugiado en Stuttgart) en un supermercado.

"Estaba con otro hombre en un coche, sé que era un coche blanco", dijo Ashwaq.

El hombre la reconoció y empezó a hablar alemán, ella trató de negar que lo conocía pero él persistió, revelando que conocía detalles de su vida.

"¡No me mientas!" Humam dijo en árabe. "Sé con certeza que eres Ashwaq y sé con quién vives, con quién estás, en qué calle vives y a qué escuela vas".

La adolescente sintió tanto miedo que decidió huir del país. "No podía vivir más en Alemania. Estaba tan aterrorizada que no podía quedarme en Alemania", dijo.

Ashwaq decidió dejar Alemania para ir a Kurdistán, donde vive su padre, creyendo que allí estaría más segura.

"Por supuesto, arrestaríamos a alguien así inmediatamente si pudiéramos"

Ashwaq fue a la policía después de contarle el incidente a su hermano, pero no pudo identificar al hombre.

Frauke Köhler, fiscal del Tribunal Federal de Justicia de Karlsruhe, dijo a Johannes Pleschberger (de Euronews) que la información proporcionada no era suficiente para identificar a nadie, ya que Ashwaq dio un nombre que no existe en los registros policiales.

"Por supuesto que arrestaríamos a alguien así inmediatamente si pudiéramos", dijo Köhler, pero explicó que Ashwaq acudió a la policía cinco días después del incidente y que ya había abandonado el país cuando la Fiscalía Federal se hizo cargo de la investigación.

El hecho de que la adolescente se encuentre ahora fuera de Alemania dificulta los procedimientos. Las competencias de la Fiscalía Federal "se limitan al territorio de la República Federal de Alemania", explicó Köhler, por lo que las pruebas deben solicitarse a través de fiscalías extranjeras.

El Ministerio de Estado de Baden-Württemberg ha traído a Alemania a unas 1.000 mujeres y niños yazidíes, a quienes ahora están interrogando junto con la Oficina Federal de la Policía Criminal para obtener pruebas "en caso de que los responsables de los ataques contra la población yazidí sean llevados ante la justicia".

En cuanto a Ashwaq, permanece en Irak: "Estaba muy contenta de vivir en Alemania", dijo, "pero después de ver al hombre, ya no pude vivir más allí. Estaba aterrorizada."

Esta historia fue publicada por primera vez por Barham Ali, de BasNews.