Última hora

Última hora

La dimisión de Nicolas Hulot siembra dudas en torno a Macron

Leyendo ahora:

La dimisión de Nicolas Hulot siembra dudas en torno a Macron

La dimisión de Nicolas Hulot siembra dudas en torno a Macron
Tamaño de texto Aa Aa

La repentina dimisión del ministro de Transición Ecológica de Francia, Nicolas Hulot, pone para muchos en jaque al gobierno francés y muy especialmente a su presidente Emmanuel Macron.

Para Yves Sintomer, profesor de ciencias políticas en la Universidad de París 8, el adiós de Hulot es cuanto menos sintomático:

"Esta renuncia simboliza en primer lugar el hecho de que la acción del gobierno en materia de medio ambiente no está a la altura de las circunstancias", opina Sintomer. "No está a la altura ni de las ambiciones del propio Nicolas Hulot ni de las promesas hechas por el Presidente Macron cuando fue elegido".

"Pero esta renuncia", añade Sintomer, "también da a entender que a través de la cuestión ecológica, que es particularmente simbólica, tenemos un gobierno, como los anteriores, a corto plazo, con motivaciones puramente electorales que juegan a favor de los lobbies y los grupos de presión".

Una influencia de los lobbies que incomodaba a Hulot desde hacía tiempo, y que ha acabado por convencerle de que sus intenciones y las de su presidente distaban mucho de coincidir plenamente.

Más palabras que hechos

Para algunos expertos como Sintomer, lejos parece quedar ahora la imagen de Macron de férreo defensor del medio ambiente que él mismo se encargó de potenciar tras la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima con una de las frases más reconocidas de su mandato: "Make the planet great again".

Aquella declaración convertía a Macron en la antítesis de Donald Trump en materia ecológica, pero ahora la dimisión de Hulot plantea cuáles han sido en verdad los pasos del presidente francés en materia medioambiental.

"Creo que, por desgracia, estamos de nuevo ante un gobierno en el que la retórica prevalece sobre la acción real y en el que las promesas no se corresponden con los hechos", opina Sintomer. "Por supuesto, siempre hay una parte simbólica en la política del espectáculo, no somos ingenuos. Pero uno esperaría que los políticos tuvieran la mayor correspondencia posible entre lo que se dice y lo que se hace. Y no parece que este vaya a ser el caso".

Hulot, que dimitió sin avisar previamente a Macron, es el quinto ministro que cae de un ejecutivo francés cuya popularidad está ahora mismo en su nivel más bajo.