Última hora

Última hora

La ONU denuncia crímenes de guerra en el conflicto del Yemen

Leyendo ahora:

La ONU denuncia crímenes de guerra en el conflicto del Yemen

La ONU denuncia crímenes de guerra en el conflicto del Yemen
Tamaño de texto Aa Aa

El Yemen ha sido y aún es escenario de numerosos crímenes de guerra. Esa es la conclusión del informe presentado este martes un grupo de expertos de la ONU, en el que se constata que dichos actos han sido cometidos por ambos bandos: el del gobierno yemení y la coalición y el de los rebeldes hutíes.

"Miembros del gobierno del Yemen y de la coalición, que incluye a Arabia Saudí y a los Emiratos Árabes Unidos, pueden haber llevado a cabo ataques que violan los principios de distinción, respuesta proporcional y precaución, y los cuales podrían constituir crímenes de guerra", relataba el presidente del grupo de expertos, Kamel Jendoubi.

El informe, fruto de una investigación que arrancó en 2014, habla de bombardeos de la coalición a escuelas, hospitales y otros lugares públicos en los que perdieron la vida miles de civiles, además de violencia y violaciones sistemáticas contra personas desplazadas por parte de las milicias progubernamentales.

"La violencia sexual documentada en el curso de nuestra investigación es espantosa", recalcaba Charles Garraway, otro de los expertos. "Pedimos que se investigue toda esta violencia de género, en particular la violencia sexual y las violaciones a mujeres y niños, y que se enjuicie a los autores".

Los rebeldes hutíes chiíes, según el estudio, también son culpables de potenciales crímenes de guerra, especialmente en las zonas que controlan, como Saná y Al Hudeia, donde el conflicto se ha recrudecido en los últimos meses. Los nombres de algunos de los responsables de estos crímenes serán presentados al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

El conflicto del Yemen cumplirá en breve cuatro años. Desde marzo de 2015, cuando entró en el conflicto la coalición liderada por Arabia Saudí y apoyada por Estados Unidos, más de 6.600 civiles han perdido la vida y más de dos millones han tenido que desplazarse.