Última hora

Última hora

Chemnitz, un polvorín ultraderechista

Leyendo ahora:

Chemnitz, un polvorín ultraderechista

Chemnitz, un polvorín ultraderechista
Tamaño de texto Aa Aa

Alemania entera mira estos días con preocupación a Chemnitz, una pequeña ciudad al este del país donde el reciente asesinato de un joven ha desatado una ola de rabia ultraderechista.

Miles de personas se manifiestan desde el pasado fin de semana contra lo que ellos llaman "la violencia de los extranjeros". Las imágenes de las calles de Chemnitz recuerdan a tiempos pasados y tanto el gobierno de Angela Merkel como la propia ONU se han encargado de alertar de ello.

"Creo que es fundamental que los funcionarios públicos de toda Europa denuncien esto. Nos encontramos con que la ONU es una de las pocas voces que lo están haciendo y no creemos que esto sea suficiente", alertaba este miércoles el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al-hussein.

Dos personas, un sirio y un iraquí, fueron detenidas por el presunto asesinato por apuñalamiento de un hombre de 35 años, pero eso no ha frenado a unos manifestantes que a lo largo de la semana han exhibido símbolos nazis, han hecho el saludo hitleriano y han protagonizado "cazas al extranjero".

Un diputado de la ultraderechista Alternativa para Alemania llegó incluso a animar a la gente a tomarse la justica por su mano, lo que fue rápidamente condenado tanto desde el gobierno de Sajonia como desde Berlín, donde Angela Merkel recordó que en Alemania no hay lugar para la violencia xenófoba.

Mientras, una policía desbordada tiene que hacer frente a manifestaciones en contra y a favor de los extranjeros.

El ministerio de interior ya se ha ofrecido a enviar refuerzos a Chemnitz, donde este sábado está prevista una marcha silenciosa en recuerdo del fallecido y el lunes un concierto gratuito de la banda Die Toten Hosen contra la extrema derecha.