Última hora

Última hora

Mati, la vida entre cenizas

Leyendo ahora:

Mati, la vida entre cenizas

Mati, la vida entre cenizas
Tamaño de texto Aa Aa

Es el este de la región griega de Ática, seis semanas después de los devastadores incendios. A la entrada de Mati es fácilmente visible que todo ha cambiado. Los árboles quemados, los coches carbonizados y las ruinas de los patios traseros de las casas han desaparecido. Y la ciudad cubierta de pinos ha dejado de existir.

Kostas Botsos vive con su madre de 92 años desde hace más de dos décadas. El fuego destruyó una gran parte de su casa y de los recuerdos de toda una vida: "Vengo aquí todos los días, me quedo en el campamento de la fuerza aérea, pero trato de organizarme de alguna manera, de hacer lo que pueda. Destruyeron una hermosa zona con mucho verde cerca de Atenas. Tengo odio dentro. Contra todos. Porque no nos ayudaron. Casi 100 personas se quemaron sin ninguna razón''.

Lo primero que quieren hacer ahora los vecinos es poner los techos en las casas que aun permanecen en pie para protegerlas de la lluvia. Despoina Deka espera el permiso para restaurar su hogar: "Estamos esperando el visto bueno del Estado para empezar a reconstruir. Si no me dan el dinero, lo pondré yo, estoy dispuesta a pedir préstamos porque tengo que cubrir la casa con un techo para que no entre agua. Estoy viviendo algunos días aquí, otros días con mi sobrino, otros días en la casa de mis hijos. Trato de encontrar un apartamento para alquilar, pero todo es muy caro, no hay nada".

Christina Anthimopoulou no perdió su casa, sino algo de más valor: amistades. En su vecindario siete personas murieron por las llamas: "La vida ahora es extraña, fea, difícil. No es fácil pasar por esto. No es fácil creer que por la mañana estuviéramos juntos y en pocas horas los perdiésemos y no los volvamos a ver nunca más. No volverán. Tenemos amargura dentro y un gran por qué, por qué nunca nos advirtieron de que nos fuéramos....Además no han venido a limpiar las casas que ardieron y que tienen amianto, lo cual es muy peligroso para nuestra salud. No puedo salir de aquí. No tengo adónde ir. Esta es mi única casa."

Los vecinos de Mati han pedido por carta al Gobierno que acelere las medidas para proteger su salud y para comenzar inmediatamente los trabajos de rehabilitación de los inmuebles.

"Los médicos han recomendado a los residentes de la zona que no vuelvan a sus casas durante al menos dos meses, hasta que la atmósfera esté despejada. Pero algunos de ellos dicen que no pueden mantenerse alejados. Así que o viven aquí o vienen todos los días a limpiar y arreglar sus cosas. Todos aquí dicen que quieren seguir con sus vidas'', concluye Fay Doulgkeri, corresponsal de Euronews.