Última hora

Última hora

RemoveDEBRIS, "el camión de basura espacial", fue probado con éxito

Leyendo ahora:

RemoveDEBRIS, "el camión de basura espacial", fue probado con éxito

RemoveDEBRIS, "el camión de basura espacial", fue probado con éxito
Tamaño de texto Aa Aa

RemoveDEBRIS, "el camión de basura espacial", capturó su primera presa el pasado 16 de septiembre. Este satélite, del tamaño de una lavadora, desplegó su red y luego atrapó a su víctima, un nanosatélite Cubesat que sirvió como conejillo de indias. Según la planificicación de la misión, en octubre de este año se pondrá en el espacio la red.

La primera red.Airbus

Después del despliegue de la red, desarrollada por Airbus, RemoveDEBRIS probará otros equipos para la recolección. A finales de deiciembre se realizará una prueba con la VPN, un sistema de navegación basado en la visión para desarrollar técnicas de encuentro en órbita con deshechos espaciales.

En febrero del 2019, se lanzará un arpón, también desarrollado por Airbus, que intentará igualmente capturar presas.

Y cuando el pequeño satélite haya completado su misión, cofinanciada por la Comisión Europea, probará un dispositivo final, una vela espacial que le permitirá a la nave salir de órbita en unas ocho semanas. Sin este equipo, la duración de esta maniobra sería de al menos dos años y medio.

Los diferentes dispositivos de RemoveDebris.

La misión RemoveDEBRIS está dirigida por el Centro Espacial (SSC) de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido. El satélite fue traído a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) el pasado abril por una nave de carga llamada SpaceX Dragon. La nave fue puesta en órbita en junio.

Desde el lanzamiento del primer Sputnik, en 1957, se han puesto en órbita más de 7500 satélites alrededor de nuestro planeta. Hoy día, sólo 1.200 satélites están operativos. Los restos de miles de naves espaciales vuelcan sobre nuestras cabezas, representando más de 7500 toneladas de desechos espaciales.

Este problema está siendo tomado cada vez más en serio por los científicos, temiendo colisiones entre estos escombros y los satélites en operación. Las consecuencias podrían ser muy problemáticas, por no mencionar que el ritmo de los lanzamientos no se está ralentizando. Al contrario.