Última hora

Última hora

Manuel Valls prueba suerte al otro lado de los Pirineos

Leyendo ahora:

Manuel Valls prueba suerte al otro lado de los Pirineos

Manuel Valls prueba suerte al otro lado de los Pirineos
@ Copyright :
REUTERS/Albert Gea
Tamaño de texto Aa Aa

De París a Barcelona. El ex primer ministro francés, Manuel Valls, se ha atrevido a dar el salto, al anunciar que será candidato a la alcaldía de la Ciudad Condal, la ciudad que le vio nacer en 1962, aunque después toda su vida ha discurrido en Francia.

Sin embargo, para Valls, eso no supone ningún obstáculo. Este hijo de padre catalán y madre italo-suiza quiere encarnar una "Barcelona global. Abierta al mundo", contraria al proyecto independentista.

"El independentismo intenta proyectar la idea de una Barcelona capital de una imaginaria República catalana -dijo Valls en rueda de prensa-. Barcelona no es eso ni le interesa. Esta imagen contradice la Barcelona global".

Una estrella política francesa que perdió su brillo

Valls fue ministro del Interior y primer ministro con el presidente socialista François Hollande. Era un político estrella que se estrelló políticamente cuando las bases del partido socialista no le quisieron como candidato a la presidencia de Francia. Después trató de subirse al carro de Emmanuel Macron, pero también este le dio la espalda. Sin partido, su última escala ha sido como diputado, un cargo que conserva, pero al que, según dijo, también renunciará la semana que viene.

El independentismo catalán se burla ahora de su salto del otro lado de los Pirineos. Para el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, "es un candidato que no conoce Barcelona y que no es conocido en Barcelona. Para conocer quién es Manuel Valls, qué puede ofrecer, basta con escuchar lo que dicen los franceses".

Lee: ¿Qué lleva a Manuel Valls a tentar su suerte en Barcelona?

Salto político sin precedentes en Europa

Su salto desde la primera línea política de un país a la de otro país europeo no tiene precedentes en Europa. Su candidatura ha sido posible porque, aunque tiene nacionalidad francesa, desde el tratado de Maastricht, todo ciudadano de la Unión Europea puede presentarse a las elecciones locales en otro país comunitario.

En la Ciudad Condal, las opiniones divergen. Unos lo consideran un forastero, mientras otros celebran su llegada como un soplo de aire fresco.

"A mí no me parece bien -afirma un hombre-. Ese señor ya fue político en Francia. No tiene por qué presentarse aquí. Yo lo veo como un fracaso por su parte".

"Aportará otra visión, eso está clarísimo -opina otro-. Lo que se necesita en estos momentos España, tanto en Madrid como aquí en Cataluña, lo que falta es un poco de aire fresco".

Una candidatura "inclusiva y fuerte"

Para su conquista de la alcaldía, Valls ha reclutado a un exdirector de comunicación del Barça. Quiere que Barcelona "vuelva a ser una ciudad de referencia" y para ello plantea crear una plataforma ciudadana transversal para configurar una candidatura de "progreso, inclusiva y fuerte". Con esta fórmula, Valls intentará arrastrar a los electores de Ciudadanos, también a los del PP y el PSOE, e incluso a los sectores menos radicalizados de los Comunes y la antigua Convergència i Unió.