Última hora

Última hora

Julian Assange deja la dirección de WikiLeaks

Leyendo ahora:

Julian Assange deja la dirección de WikiLeaks

Julian Assange deja la dirección de WikiLeaks
@ Copyright :
REUTERS/Peter Nicholls/FIle photo
Tamaño de texto Aa Aa

El informático australiano Julian Assange, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, ha dejado la dirección de WikiLeaks, aunque permanecerá en el equipo editorial, según ha informado el propio portal en su cuenta oficial de Twitter.

Assange, que en 2006 fundó la página web de difusión de información confidencial de gobiernos y empresas, no puede seguir en la dirección debido a que desde hace seis meses está "incomunicado", ya que el Gobierno de Quito le restringió las comunicaciones.

El australiano, que ha sido naturalizado ecuatoriano a finales del año pasado, ha nombrado como nuevo "editor jefe" al periodista de investigación islandés Kristinn Hrafnsson.

Por otro lado, Hrafnsson muestra su entusiasmo por mantener el proyecto.

"Condeno el tratamiento de Julian Assange que lleva a mi nuevo cargo, pero acepto la responsabilidad de asegurar la continuidad del importante trabajo basado en los ideales de WikiLeaks", afirma el nuevo director.

Assange, de 47 años, no ha abandonado la pequeña legación diplomática desde 2012 por temor a que las autoridades británicas lo deporten a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la difusión de numerosos documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.

El fundador de WikiLeaks obtuvo el asilo de Ecuador después de que fracasara el proceso legal en el Reino Unido para impedir su extradición a Suecia, que desde 2010 le requería por presuntos delitos sexuales, una causa que finalmente fue archivada.

Assange combatió esa extradición porque temía que Suecia le entregara a EEUU, a cuyo Gobierno abochornó al publicar en 2010 miles de cables diplomáticos que pusieron en evidencia a países de todo el mundo.

Las relaciones entre el periodista, que sufre problemas de salud, y el Estado ecuatoriano se han deteriorado en los últimos tiempos, pero el Gobierno de Quito sigue intentando negociar con el de Londres una vía para sacarle de la embajada.