Última hora

Última hora

El número de muertos en Indonesia supera los 1.200

Leyendo ahora:

El número de muertos en Indonesia supera los 1.200

El número de muertos en Indonesia supera los 1.200
Tamaño de texto Aa Aa

El número de fallecidos por el tsunami y terremoto que tuvo lugar en la isla de Célebes, en Indonesia, el pasado fin de semana, asciende a 1.234, según ha confirmado la agencia nacional responsable de la gestión de desastres.

La cifra no obstante podría seguir aumentando. Las autoridades indonesias han reconocido además que aún no han conseguido llegar a algunas de las áreas afectadas. Esto hace temer que muchas personas hayan fallecido tras no haber recibido asistencia tras la tragedia ni haber podido ser rescatadas bajo los escombros.

Ahora los supervivientes intentan salir adelante. En algunas zonas se está distribuyendo comida, pero otras permanecen aisladas debido a los devastadores efectos del terremoto.

"Cuatro familiares están aún desaparecidos, tres más uno y otro más, así que cinco. Necesito que el Gobierno me ayude a encontrarlos", explicaba un residente del pueblo de Petobo

En las colinas cerca de Palu, los voluntarios continúan enterrando cadáveres en una fosa común con espacio para un millar de personas. Mientras, las autoridades intentan hacer frente a la magnitud del desastre con pueblos enteros completamente arrasados.

Más de 200.000 personas necesitan ayuda urgente y una cuarta parte de ellas se han quedado sin hogar.

Las prioridades del Gobierno ahora son distribuir alimentos a los más necesitados, enterrar los cuerpos de los fallecidos y garantizar la seguridad del aeropuerto para poder recibir la ayuda internacional. Un habitante de Palu resume la situación: "No hay electricidad, no hay señal de comunicaciones ni combustible. Todo el mundo hace cola para esto y especialmente para recibir comida, pero es muy limitado".

Muchos supervivientes han pasado los últimos días buscando desesperadamente a sus seres queridos mientras hacen frente al trauma por la catástrofe.

Además, las múltiples réplicas han hecho que muchas familias que no han perdido sus hogares prefieran permanecer en el exterior de las viviendas.