Última hora

Última hora

De la deserción a la reconciliación

Leyendo ahora:

De la deserción a la reconciliación

De la deserción a la reconciliación
Tamaño de texto Aa Aa

De la "deserción" a la reconciliación: Cinco prestigiosos bailarines "desertores", del Ballet Nacional de Cuba regresan a su país para actuar en el Festival Internacional de Ballet de La Habana.

Esta representación de Giselle significa la reconciliación y una gran emoción para los hermanos Miguel y Rolando Sarabia, figura del ballet comparada con leyendas como Nijinsky, y cuyo su nombre saltó a los titulares cuando abandonó la isla en 2005 y comenzó su carrera en Estados Unidos.

"Imagina, ¿qué sentirías si regresaras a tu país después de 15 años? Volver a tu patria, volver a mi compañía, donde realmente me formé y fue todo para mí", dice el bailarín Daniel Sarabia.

"Al mismo tiempo vamos a poder ver a estos bailarines que traen nuevas ideas coreográficas y sobre todo significa para ellos el regreso a su alma mater que es el Ballet de Cuba", asegura Miguel Cabrera, Historiador del Ballet Nacional de Cuba.

"Estamos hablando de arte, de ballet, no tiene nada que ver con la política, exclama el bailarín Taras Domitro. Nosotros solo queremos bailar y es un honor regresar a mi ciudad, a mi país y poder bailar para un público tan exigente como éste, tan bien informado y excelente."

El regreso de estos bailarines está cargado de simbolismo, dada la inmensa importancia que tiene en Cuba su prestigioso ballet, fundado por Alicia Alonso en 1948.

En los últimos 15 años, al menos 83 bailarines aprovecharon actuaciones en el extranjero para no regresar a Cuba.

Estos artistas, que durante muchos años estuvieron vetados, protagonizan hoy la reconciliación entre Cuba y sus millones de expatriados y exiliados en todo el mundo.

Más de Cult