Última hora

Última hora

El Gobierno francés no cede ante los 'chalecos amarillos'

El Gobierno francés no cede ante los 'chalecos amarillos'
Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de 300 000 personas en las calles, un muerto y alrededor de 400 heridos. Son cifras que resumen las jornadas de movilización ciudadana que han tenido lugar en Francia. Hartos de la política del Gobierno, los franceses han dicho ¡basta!, con el elevado precio del combustible como detonante de su rabia. La estrategia del Ejecutivo de Macron para propiciar la transición ecológica no convence a nadie.

"La gente está harta. Y muchos jóvenes como nosotros también. Tenemos salarios bajos, trabajamos como locos... ha llegado el momento de terminar con esto. Ya no vivimos sino que sobrevivimos", afirma este joven manifestante.

"Estamos aquí para decir ¡ya basta! Es la gente la que lo dice, la que protesta. Queremos que los gobernantes se pongan en nuestro lugar y traten de entender que estamos en una situación muy complicada".

El primer ministro francés, Édouard Philippe es consciente del mensaje que envían los ciudadanos pero considera que el Gobierno busca lo mejor para el país.

"Escucho lo que dicen los franceses. Está muy claro. El movimiento "chalecos amarillos" se expresó claramente. Pero un gobierno que cambie constantemente de dirección y que esquive las dificultades, haría lo mismo que demasiados gobiernos hicieron en el pasado. Esto no que no llevaría a Francia adonde tiene que ir el país", afirma Édouard Philippe.

El Ejecutivo de Macron generó el descontento ciudadano al decretar un alza de los impuestos a los carburantes para evitar el uso de vehículos contaminantes y promover la energía limpia. A partir de enero aplicará tasas suplementarias.