Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Save de Children dice que 85.000 menores de cinco años podrían haber muerto de hambre en Yemen

Save de Children dice que 85.000 menores de cinco años podrían haber muerto de hambre en Yemen
Derechos de autor
Mohammed Awadh / Save the Children
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Suad es madre de cuatro hijos en Hodeida, Yemen, y se enfrenta a la sombría realidad de la crisis humanitaria más grave del mundo.

Su hijo de 13 meses, Nusair, sufre desnutrición y deshidratación. Una noche, cuando el estado de salud de Nusair empeoró, Suad tuvo que tomar medidas.

"Los ataques aéreos duraron toda la noche. Fui a mis vecinos; me dijeron que no fuera, no era seguro. Me quedé hasta la mañana y luego llegué al centro de salud".

"Tengo miedo de la guerra y me preocupa que no tengamos comida. Es angustiante".

"No puedo dormir, es una tortura, y me preocupan mis hijos. No podría vivir si les pasara algo malo".

Se calcula que unos 85.000 niños y niñas menores de cinco años pueden haber muerto debido al hambre extrema desde el estallido de la guerra en Yemen en 2015, según anunció el miércoles un grupo de ayuda internacional.

Save the Children analizó las cifras de las Naciones Unidas para los casos de desnutrición grave y aguda no tratados y agregó que hasta 14 millones de personas están en riesgo de hambruna en el país.

"Estamos horrorizados de que unos 85.000 niños y niñas en Yemen hayan muerto de hambre extrema desde que comenzó la guerra", dijo Tamer Kirolos, Director de Save the Children en Yemen.

"Por cada niño muerto por bombas y balas, docenas se mueren de hambre y es totalmente evitable."

"Los niños que mueren de esta manera sufren inmensamente a medida que sus funciones orgánicas vitales se ralentizan y finalmente se detienen. Sus sistemas inmunológicos son tan débiles que son más propensos a infecciones y algunos son demasiado frágiles incluso para llorar. Los padres tienen que ser testigos de cómo sus hijos se consumen, incapaces de hacer nada al respecto".

Meritxell Relano, una representante de UNICEF que trabaja sobre el terreno en Yemen, dijo a Euronews que ve a diario a niños desnutridos.

"Tenemos más de 400.000 casos de niños y niñas que sufren desnutrición aguda grave en el país", dijo Relano.

"Esta cifra es enorme y no es comparable a lo que hemos visto en otros lugares".

REUTERS/Abduljabbar
Trabajadores preparan sacos de harina de trigo en un centro de distribución de ayuda de las Naciones Unidas en Hodeida.REUTERS/Abduljabbar

Otros trabajadores humanitarios y Save the Children han advertido de la urgente necesidad de alimentos con alto contenido de nutrientes en el país.

"En realidad se necesita más ayuda y es necesario mantenerla", dijo Stephen Anderson, de las Naciones Unidas, a Euronews, de Yemen.

Advirtió que la cuestión de "la paz y la mejora de la economía y el poder adquisitivo del pueblo yemení medio" también es crítica.

El conflicto de Yemen se desarrolló después de una transición política fallida tras la primavera árabe que obligó al presidente Ali Abdullah Saleh, a ceder el poder en 2011.

El diputado de Saleh, Abed Rabbo Mansour Hadi, se hizo cargo, pero tuvo que lidiar con los ataques de los separatistas militantes, el apoyo militar a Saleh, la corrupción, el desempleo y la inseguridad alimentaria.

Los hutíes, apoyados por los chiítas y respaldados por Irán, aprovecharon la inestabilidad de Hadi para tomar el control de varias zonas de Yemen, lo que le obligó a huir en marzo de 2015.

Arabia Saudí y otros ocho estados árabes, en su mayoría sunitas, iniciaron una campaña aérea para restaurar el gobierno de Hadi, y la coalición ha recibido apoyo logístico y de inteligencia de los Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Mujeres sentadas con sus hijos en una unidad de cuidados intensivos para la desnutrición en el hospital al-Thawra de Hodeida.

En las últimas semanas, Save the Children dijo que ha observado un aumento de los ataques aéreos militares en el puerto clave de Hodeida. Desde entonces, las importaciones de ayuda han disminuido en más de 55.000 toneladas métricas al mes.

También se ha informado de un aumento de los combates en Taiz, Saada y Sanaa.

La organización dijo que la lucha, los bloqueos y la burocracia han provocado retrasos en la llegada de la ayuda a la población.

"La ayuda puede tardar hasta tres semanas en llegar a la gente, en lugar de la semana que tardaría si el puerto de Hodeida estuviera en pleno funcionamiento", dijo Save the Children en un comunicado.

La ONU dijo que la coalición y los hutíes han acordado asistir a las conversaciones de paz a finales de noviembre, después de que un intento anterior en septiembre fracasara.

El lunes se presentó una resolución de alto el fuego al Consejo de Seguridad de la ONU, aunque todavía no se ha programado una votación.

Muchos gobiernos occidentales han sido criticados por grupos de derechos humanos por apoyar a la coalición liderada por Arabia Saudí.