Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

La presión internacional rebaja los combates en Al Hudeida

La presión internacional rebaja los combates en Al Hudeida
Tamaño de texto Aa Aa

En el Yemen, el llamamiento internacional al cese de las hostilidades no ha logrado silenciar las armas en Al Hudeida, pero sí rebajar la intensidad de los enfrentamientos. Londres, París, Washington y la ONU están aumentando la presión sobre Arabia Saudí, para que la coalición que lidera acepte un alto el fuego.

La ofensiva de las tropas progubernamentales contra los rebeldes chiíes hutíes en esta estratégica ciudad portuaria, iniciada en junio, se ha recrudecido desde principios de este mes de noviembre.

La ofensiva continúa

El portavoz de la coalición árabe, el coronel saudí Turki Al Maliki, ha dicho que la ofensiva sigue adelante, para "presionar más" a los insurgentes para que se sienten a negociar.

La peor crisis humanitaria del planeta

Por su parte, la ONU alerta de que puede agudizarse la que es ya la peor crisis humanitaria del globo si el conflicto no cesa de inmediato.

"Es el momento de detener este conflicto. Es una guerra, una vez la llamé 'guerra estúpida', usted ha hablado de una 'guerra cínica'... Es una guerra en la que nadie gana y es una guerra que crea desastres humanitarios inaceptables", ha dicho António Guterres, secretario general de la ONU, durante una entrevista en una emisora de radio francesa.

"Espero que los actores directos del conflicto puedan entenderlo y espero que ocurra lo más rápidamente posible, porque si, por ejemplo, en Al Hudeida se destruye el puerto eso puede engendrar una situación absolutamente catastrófica", ha añadido.

Los combates en Al Hudeida han llegado a las puertas del principal hospital de la ciudad, el de Al Zaura. "Todas las unidades están cerradas" y todos los pacientes han huido. Solo quedan cuatro médicos, para recibir los casos más urgentes.

Cada 10 minutos muere un niño yemení