Última hora

Última hora

"Elektra", en la Scala de Milán: un homenaje a Chéreau

Leyendo ahora:

"Elektra", en la Scala de Milán: un homenaje a Chéreau

"Elektra", en la Scala de Milán: un homenaje a Chéreau
Tamaño de texto Aa Aa

Es un hito en la puesta en escena de la ópera contemporánea: La producción de Elektra del difunto Patrice Chéreau vuelve a La Scala. El maestro Christoph von Dohnányi dirige esta ópera en un solo acto.

Chéreau concluyó la puesta en escena de Elektra, de Richard Strauss, en 2013. Fue estrenada en Aix-en-Provence, y fue la última producción del multifacético director de teatro, cine y ópera francés. La Scala de Milán la ha programado, coincidiendo con el quinto aniversario de la muerte de Chéreau, hasta el 29 de noviembre.

La soprano alemana Ricarda Merbeth eencarna a la protagonista por primera vez, con una interpretación desgarradora. “Lo que me fascina de Elektra es su sed de venganza, cómo la prepara en ese monólogo, en ese ária, en unos minutos expresa todo el abanico de emociones que Elektra está viviendo”, explica Merbeth.

La venganza es la piedra angular de esta ópera, que se estrenó por primera vez en Dresde en 1909. Está constuída en un solo acto y se inspira en la tragedia griega de Sófocles. La trama relata cómo el rey Agamenón, de vuelta de Troya, es asesinado por su esposa y su amante. Electra espera la llegada de su hermano Orestes, para vengar la muerte de su padre.

El director alemán Christoph von Dohnányi, que manejó la batuta a sus 89 años, relata que “esencialmente, en esta tragedia un crimen lleva a que se cometa otro, y ésta es probablemente la razón por la que podemos entender a esta mujer. Su obsesión es matar a los asesinos de su padre.”

La escena de la reunión, es un momento de inflexión. Electra reconoce a su hermano Orestes a quien no veía desde hace tiempo, interpretado por el barítono alemán Michael Volle. Ella espera que él que mate a los asesinos y poder as´i clamar venganza. Para Volle, “a pesar de ese destino amenazante y sangriento, es un momento increíblemente tierno, y la música de Strauss contribuye a dejarlo fluir."

Patrice Chérau se centro en el tormento que viven los personajes de “Elektra”. Su puesta en escena está considerada como la mejor de este sigo y de hecho, se programa en muchos países. Volle le rinde homenaje así: “Según Daniel Barenboim, que trabajó mucho con él, Chéreau se inspiraba enormemente de la música incluso si su bagaje no estaba tan centrado en la misma. Sobretodo le atraía la música compleja como la de Tristan e Isolda), Wosseck) o Elektra porque era un hombre de escena, de expresión. Fue un artista universal, un genio y tenía mucho que decir. Creó una atmósfera y no necesitaba la opulencia.”

En la puesta en escena de Chéreau, "el final de Elektra es un baile, como el monólogo”, explica Merbeth, "sólo quiere bailar una última vez y luego, morir. Patrice Chéreau quería que el movimiento fuera así. Expresando el deseo de bailar, sin ser capaz de ello, para terminar cayendo en este interminable vacio”, concluye.

Chéreau se inspiraba enormemente de la música incluso si su bagaje no era tan musical. Sobretodo le atraía la música compleja como la de Tristan e Isolda, Wosseck o Elektra porque era un hombre de escena, de expresión, fue un artista universal, un genio y tenía mucho que decir. Creó una atmósfera y no necesitaba la opulencia

Michael Volle Barítono

Más de musica