Última hora

Última hora

El traslado de la CEU conmociona a sus estudiantes

Leyendo ahora:

El traslado de la CEU conmociona a sus estudiantes

El traslado de la CEU conmociona a sus estudiantes
Tamaño de texto Aa Aa

A tan solo algunas horas de la fecha límite, los estudiantes de la Universidad Centroeuropea de Budapest siguen sin saber cúal será el futuro de su universidad.

Este fin de semana es la fecha límite para el cierre de la mayoría de sus cursos. Desde el 1 de diciembre, la universidad trasladará la mayor parte de sus cursos a Viena.

Los alumnos no saben qué va a pasar con ellos y no entienden cómo es posible que esto haya ocurrido en Hungría.

"Es muy triste que en 2018 se ataque la libertad de cátedra y las universidades. Es realmente triste lo que ocurre en Hungría, porque se está privando a muchos estudiantes de poder continuar sus estudios aquí. Y no se trata sólo de universidades. El Gobierno también ha prohibido estudios de género a nivel nacional, algo inaceptable en la educación de nuestro tiempo", lamenta Fridon, estudiante de la CEU originario de Kosovo.

Para Toni, un alumno croata de la universidad, "la CEU está tratando por todos los medios de llegar a un acuerdo". Sin embargo, permanece "escéptico", ya que sólo "llega una versión de lo que ocurre".

El Parlamento ha promulgado la Ley de Educación Superior, que exige que todas las instituciones educativas que emitan diplomas extranjeros, tengan un campus en su país de origen, en este caso Estados Unidos. Eszter, estudiante de la CEU de Hungría, está segura de que el Gobierno no firmará el acuerdo internacional con el país norteamericano.

"Tengo la absoluta certeza de que no habrá acuerdo con el Gobierno, seguro que no. Viendo las declaraciones del ministro de exteriores Péter Szijjártó, seguro que no habrá acuerdo", dice la joven.

"Tendría que graduarme esté año, así que personalmente no me afecta porque ya no estaré aquí, pero conozco otra gentes que está perdida, estudiantes que deben continuar sus estudios el año que viene, algunos a los que les faltan varios años y que siguen sin saber en qué acabará todo esto", añade Arslan, alumno de la CEU de Kazajistán.

Pero los estudiantes no se rinden sin dar batalla. Seguirán en sus tiendas plantadas delante del Parlamento, esperando un cambio de último minuto.