Última hora

Última hora

Los "chalecos amarillos" llenan de ira y hiel el corazón de París

Leyendo ahora:

Los "chalecos amarillos" llenan de ira y hiel el corazón de París

Los "chalecos amarillos" llenan de ira y hiel el corazón de París
@ Copyright :
REUTERS/Stephane Mahe
Tamaño de texto Aa Aa

Arde París de ira y hiel en un fin de semana en el que los llamados "chalecos amarillos" han vuelto a protestar violentamente contra la carestía de los combustibles. Miles de personas se enfrentaron el sábado a las fuerzas del orden en los alrededores del Arco del Triunfo, y en prácticamente toda la ciudad se registraron altercados de distinto calibre: coches quemados, tiendas saqueadas, mobiliario urbano destrozado...

Desde Argentina, donde se encontraba participando en la cumbre del G20, el presidente francés, Emmanuel Macron, arremetió contra los violentos:

"Los culpables de esta violencia no quieren cambios, no quieren que las cosas mejoren: son traidores de las causas a las que pretenden servir y las manipulan. Serán identificados y serán responsables de sus acciones ante la Justicia".

REUTERS/Charles Platiau

Lejos de apaciguar los ánimos, las palabras de Emmanuel Macron no convencieron a quienes se habían echado pacíficamente a las calles para protestar:

"Nos ha dado un discurso sin ofrecer nada concreto. Así que, por ahora, seguiré en las calles manifestándome pacíficamente, no estoy apoyando a los violentos. No estoy aquí para destrozar cosas. Los bloqueos son esenciales para una revolución, pero no debería haber destrozos. Como le he dicho a la policía antidisturbios, no son los chalecos amarillos los que están haciendo los destrozos. Son los matones, la ultraderecha, el bloque negro", explicaba una mujer enfundada en su chaleco amarillo.

REUTERS/Stephane Mahe

Las fuerzas antidisturbios se emplearon a fondo en los campos Elíseos y utilizaron gases lacrimógenos, cañones de agua y granadas paralizantes. La batalla campal se saldó con 110 heridos, 20 de ellos agentes de las fuerzas del orden, y unos 300 detenidos. Los daños económicos son millonarios.