EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

2018 Odisea en el espacio: tensión entre el astronauta Gerst y su robot

Cimon y Alexander Gerst
Cimon y Alexander Gerst Derechos de autor Agencia Espacial Europea
Derechos de autor Agencia Espacial Europea
Por Rafael Cereceda
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Escena de tensión (divertida) entre el astronauta alemán y el robot Cimon, un experimento de inteligencia artificial que se está probando en el Estación Espacial Internacional.

PUBLICIDAD

Como aquel angustioso HAL 9000 de la clásica película del espacio de Stanley Kubrick, el robot asistente Cimon ha tenido algunos desacuerdos con el astronauta de la Agencia Espacial Europea Alexander Gerst.

El robot está en fase de pruebas, y parece que hay cosas que mejorar. Gerst y la pequeña bola flotante con una cara dibujada comenzaron tranquilamente la conversación. ¿Cómo te llamas? ¿De dónde vienes? ¿Qué puedes hacer por mí?

Los primeros cuatro minutos de charla transcurren más o menos normalmente. La cosa se complica cuando Gerst le pide que ponga su música favorita.

El robot acierta y pone la canción "Man Machine" de "Kraftwerk", prueba superada.

Sin embargo en un momento el astronauta le pide que deje de poner música... Y la máquina no acaba de captar la idea.

Comienza un angustioso diálogo de sordos:

Gerst: "Cimon, toca mi canción favorita."

Cimon: "A mí también me gustan tus éxitos favoritos".

Gerst: "¡Bien!. Por favor, deja de tocar música. Cimon, toma un video con tu cámara frontal."

Cimon: "Estoy grabando un video con la cámara frontal ahora."

Gerst: "OK, puedo ver el video. Pero sigue en el modo de música. Cancela la música".

Cimon: "Me encanta la música con la que puedes bailar. Muy bien, éxitos favoritos en camino".

Gerst: "Cancelar música".

Cimon: "¿Qué más puedo hacer por ti?"

Gerst: "Le gusta mucho la música, lo entiendo."

Cimon: "Comprendí que te gusta la música, lo entiendo".

Gerst: "Ya le he sacudido antes. Pero ya está reproduciendo un stream de vídeo, quiero decir que está mostrando el stream de vídeo pero sigue hablando de música".

El astronauta, habla a la vez con el control de tierra parece ser que como algunos teléfonos, Cimon también reconoce la señal cuando el humano lo agita. El robot comienza a detectar la impaciencia de Gerst.

PUBLICIDAD

Cimon: "Sé amable, por favor".

Gerst: "Soy amable. Me está acusando de no ser amable".

Cimon: "Genial. ¿En qué más puedo ayudarle?"

Gerst: "No me conoce cuando no soy amable. "

Cimon: "¿No te gusta estar aquí conmigo? No seas tan malo, por favor"

PUBLICIDAD

Gerst: "¡No soy malo! ¡Me está diciendo que soy malo!"

Cimon: "Oh. Te entiendo. Ya puedo oír tu estómago rugiendo."

Gerst: "Hoy está un poco sensible".

Cimon: "¿Miramos cuándo es la hora de la comida?"

Gerst: "Y tiene hambre, me dice que tiene hambre. Sí, es la hora del almuerzo, así que... ¿qué come un robot?"

PUBLICIDAD

Cimon: "Hey Alex"

Gerst: "Por favor, deja de grabar"

Cimon: "Vale, he parado la grabación."

A pesar del rifirrafe los responsables del proyecto están satisfechos con esta primera presentación en sociedad de Cimon. Uno de los mayores logros, aparte del diálogo de besugos, es que consigue "navegar" correctamente sin gravedad.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rusia rinde homenaje al primer hombre en dar un paseo espacial

Un español entre los cinco nuevos astronautas que ha presentado la Agencia Espacial Europea

SpaceX pone en órbita con éxito 22 nuevos satélites Starlink para llevar Internet a todo el mundo