Última hora

Última hora

El efecto contagio de los chalecos amarillos: ¿A qué otros países ha llegado el movimiento francés?

Leyendo ahora:

El efecto contagio de los chalecos amarillos: ¿A qué otros países ha llegado el movimiento francés?

El efecto contagio de los chalecos amarillos: ¿A qué otros países ha llegado el movimiento francés?
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras que los portavoces de los 'gilets jaunes' (chalecos amarillos) llaman a los manifestantes a organizar nuevas protestas en Francia este fin de semana, el movimiento ha comenzado a expandirse a otros países del mundo.

Comenzó el pasado 17 de noviembre en las redes sociales como respuesta a las subidas de los impuestos a los combustibles propuesto por el Gobierno francés y desde entonces se ha multiplicado para incluir protestas contra las desigualdades sociales.

Lee | Rebelión de los chalecos amarillos: ¿Quiénes son y qué quieren?

Desde entonces, los 'chalecos amarillos' llevan tomando las calles y carreteras de Francia cada fin de semana y protagonizando titulares hasta el punto de inspirar a ciudadanos insatisfechos en otras partes del mundo.

Aquí un repaso de dónde se han visto 'chalecos amarillos' lejos de las fronteras francesas.

Serbia

Un miembro de la oposición en Serbia se puso el martes un chaleco amarillo en el parlamento serbio para protestar por el alto precio del combustible.

"Queremos precios normales para la gasolina, o tendrán chalecos amarillos en las calles de Belgrado y Serbia", advirtió Bosko Obradovic, jefe de la derecha nacionalista Dveri.

El presidente francés Emmanuel Macron pospuso el lunes su viaje al país balcánico durante varias semanas para buscar una salida a la crisis provocada por el movimiento.

Irak

Manifestantes iraquíes usaron el símbolo del chaleco amarillo cuando salieron a las calles en protestas antigubernamentales en la ciudad de Basora, en el sureste del país, el martes.

Unas 100 personas irrumpieron en la oficina del gobernador de Basora, Asaad al-Eidani, exigiendo servicios básicos como agua y electricidad.

Un organizador, Naqeeb Luaibi, dijo a NBC que la elección de la ropa exterior ya era familiar para los iraquíes antes del movimiento "gilets jaunes".

Explicó que los manifestantes que se pronunciaron en contra de la corrupción en el gobierno se vistieron de manera similar en 2015.

"Pensamos que estaríamos más organizados si usábamos estos chalecos", dijo.

REUTERS/Essam al-Sudani
Manifestantes iraquíes se reúnen durante una protesta antigubernamental cerca del edificio del gobierno en Basora, Irak 4 de diciembre de 2018.REUTERS/Essam al-Sudani

REUTERS/Essam al-Sudani
Un manifestante toma fotos de las fuerzas de seguridad iraquíes que detuvieron a un hombre durante una protesta antigubernamental cerca del edificio del gobierno en Basora, Irak 4 de diciembre de 2018.REUTERS/Essam al-Sudani

REUTERS/Essam al-Sudani
Las fuerzas de seguridad iraquíes detienen a un manifestante durante una protesta antigubernamental cerca del edificio del gobierno en Basora, Irak, el 4 de diciembre de 2018.REUTERS/Essam al-Sudani

Bélgica

La ola amarilla se extendió hacia el norte desde Francia y llegó al centro de Bruselas el pasado viernes.

Los medios de comunicación locales estimaron que entre 300 y 400 manifestantes marcharon por la capital belga en señal de protesta.

Los manifestantes bloquearon la rue de la Loi, donde se encuentran las instituciones de la Unión Europea, así como la zona circundante de Trône. La policía disparó gas lacrimógeno y cañones de agua contra la multitud y dos furgones policiales fueron incendiados.

Alemania

A pesar de que el movimiento es de pequeña escala en comparación con el de la vecina Francia, en varias ciudades alemanas han surgido protestas con el chaleco amarillo, en este caso vinculadas a grupos de derecha del país.

La política del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) Doris von Sayn-Wittgenstein ha declarado su apoyo a los "gilets jaunes" en Facebook: "Una cosa hay que reconocer a los franceses: en la moda, muestran el gusto, yo estoy vestido de amarillo ahora, y tú?"

España

España, afectada por los bloqueos fronterizos de los chalecos amarillos franceses, no tiene un movimiento establecido, pero la idea ha seducido a muchos.

Algunos afirman en las redes sociales que son "Chalecos Amarillos" y el sábado se hizo una llamada para manifestarse en el centro de Madrid.

Un activista que afirma ser del movimiento dijo al diario digital El Confidencial que ha recibido apoyo de diferentes perfiles, entre los que se incluyen agricultores, trabajadores de la industria del norte de España que estaban desempleados, trabajadores portuarios y taxistas, enfadados por el deterioro de sus condiciones de vida.

Hungría

El Partido Socialista Húngaro (MSZP) pidió a sus seguidores que usaran chalecos amarillos en una manifestación el sábado.

La protesta se opone a un proyecto de ley que permitiría a las empresas pedir a los empleados que trabajen hasta 400 horas extras al año.

El razonamiento de MSZP era que lo que funcionaba en París, funcionaría en las calles de Budapest.