Última hora

Última hora

May se va de la cumbre europea entre humillación y esperanza

May se va de la cumbre europea entre humillación y esperanza
Tamaño de texto Aa Aa

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó hoy que considera "posible" conseguir "aclaraciones adicionales" de la Unión Europea (UE) sobre el acuerdo del "brexit", en el actual contexto de dificultad para su ratificación en la Cámara de los Comunes.

En una rueda de prensa posterior a la reunión de mandatarios de la UE celebrada ayer y hoy en Bruselas, May anunció que mantendrá conversaciones con el club comunitario "en los próximos días" sobre "cómo obtener las garantías adicionales que el Parlamento del Reino Unido necesita para ser capaz de aprobar el acuerdo" de salida de la UE.

La primera ministra decidió el lunes pasado aplazar la votación del acuerdo de salida británica de la UE en la Cámara de los Comunes, que estaba prevista para el día siguiente, para poder pedir en la cumbre de Bruselas más garantías de los Veintisiete con respecto al plan de emergencia para evitar una frontera física en Irlanda.

El objetivo era evitar un rechazo del texto en los Comunes, ya que algunos de los diputados conservadores y muchos de la oposición habían indicado que votarían en contra, sobre todo por la salvaguarda para Irlanda.

May aseguró que ha tratado este asunto con "varios líderes europeos", sin especificar quiénes, así como con los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La interpretación de May parece contradecir las palabras de Juncker tras la sesión dedicada al "brexit" el jueves, cuando aseguró que "no habrá nuevas obligaciones legalmente vinculantes para la Unión Europea" en relación a la salida británica.

Sobre las conclusiones aprobadas ayer por los líderes de los países que seguirán en la UE, May afirmó que el club comunitario dejó clara "su firme determinación (de) trabajar con rapidez en una futura relación o arreglos alternativos que garanticen que no haya frontera física para el 31 de diciembre de 2020, de modo que la salvaguarda no se tenga que activar".

El 31 de diciembre de 2020 concluye el periodo transitorio durante el que se seguirá aplicando la legislación comunitaria en el territorio británico y se intentará concluir el acuerdo sobre la futura relación entre Londres y Bruselas.

En caso de que Londres y Bruselas no hayan logrado un acuerdo sobre su relación comercial al término del periodo de transición, se activaría de forma automática un plan de contingencia o salvaguarda sin fecha de finalización específica.

Este plan mantendría al Reino Unido en la unión aduanera europea y alinearía únicamente a Irlanda del Norte con algunas normas del mercado único.

"Si la salvaguarda se activa alguna vez, se aplicaría solo temporalmente y la UE emplearía sus mejores esfuerzos para negociar y concluir con toda prontitud un acuerdo sucesivo que sustituiría la salvaguarda", comentó May, y recalcó que la UE se prepara para que las conversaciones sobre la futura relación puedan empezar "tan pronto como sea posible". EFE