Última hora

Última hora

El Ejido, el vivero de la extrema derecha española

El Ejido, el vivero de la extrema derecha española
@ Copyright :
REUTERS/Marcelo Del Pozo
Tamaño de texto Aa Aa

En los invernaderos del sur de España han germinado los votos de la extrema derecha.

En El Ejido, un municipio de 90.000 habitantes, casi un tercio de la población son inmigrantes.

Son ellos los que trabajan el campo, a 40 grados de temperatura en verano y bajo el agua que deja pasar el techado de plástico cuando llueve.

El Ejido se ha enriquecido gracias a la mano de obra barata, lo que no evita que persista la animadversión hacia los migrantes.

Desde el Sindicato de los Obreros del Campo denuncian que "hay una hipocresía total" porque "este campo necesita mano de obra tal y como la tenemos aquí, sin formación para poder sacar beneficios". Según el senegalés Spitou Mendy, "Vox ha ganado porque dicen que los inmigrantes quitan puestos de trabajo y rompen el sistema del bienestar". Lo que califica de "manipulación y mentira".

El rechazo a los inmigrantes explica en buena medida el éxito de Vox. Aqui, el partido de extrema derecha ha ganado las elecciones con un 29,5% de los votos.

Un resultado que inquieta en el barrio de Las Norias, donde vive buena parte de la población extranjera. Aqui fue donde se vivieron los episodios de violencia del año 2000, tras el asesinato de una joven.

Las turbas arremetieron contra los locales de los migrantes, incluido el bar de Lola Losada, una española casada con un marroquí. Ahora se dice inquieta por el futuro. "Hay veces en que la convivencia es difícil. Hay una gran disparidad de opiniones". Y explica que estos resultados van a ser "la ruina de España y de su juventud."

La tensión surge precisamente entre las gentes más humildes, que temen ver limitado su acceso a los servicios publicos. Entre ellos ha calado el mensaje de la extrema derecha: "los Españoles primero".

Desde el ayuntamiento reconocen que es necesario seguir trabajando para mejorar la integración. "Nosotros tenemos una capacidad de acogida y en este momento sí que está habiendo problemas en algunos casos, por ejemplo con la escolarización o las aulas matinales", explica el alcalde Francisco Góngora, del Partido Popular. "Hay que trabajar mucho más el tema de la inmigración, que ha sido descuidado".

Otros argumentos que han dado alas a la extrema derecha son el independetismo catalán o el rechazo al espacio que se ha dado a las reivindicaciones feministas. Pero también existe un voto de castigo hacia los partidos tradicionales, como explica Manolo López, simpatizante de Vox. "Nos sentimos decepcionados, abandonados por la Junta de Andalucía", gobernada por los socialistas desde hace 36 años. "Sólo se acuerdan de Almería cuando llegan las elecciones.

Se decía que España estaba vacunada contra la extrema derecha después de 40 años de dictadura bajo Franco. Se decía también que era la excecpción europea. Pero las elecciones andaluzas han demostrado lo contrario. Y Vox volverá a medir sus fuerzas en breve, en las elecciones municipales, autonómicas y europeas, previstas para el mes de mayo.