Última hora

Última hora

Saltan chispas en París por el apoyo de Italia a los chalecos amarillos

Saltan chispas en París por el apoyo de Italia a los chalecos amarillos
Tamaño de texto Aa Aa

Saltan chispas en París tras el apoyo público mostrado por el Ejecutivo populista italiano al movimiento de los chalecos amarillos. El primero en disparar contra Emmanuel Macron ha sido el líder de la ultraderechista Liga Norte y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, quien ya ha tenido más de un encontronazo con el presidente francés:

"Aporto todo el apoyo posible a los franceses que, de manera educada y respetuosa, dicen a su presidente -que no piensa en los intereses del pueblo francés- que cuanto antes se vaya a su casa, mejor, aunque cualquier episodio de violencia debe ser condenado, sin condiciones", afirmó ante la prensa.

Luiggi Di Maio, vice primer ministro y líder del populista Movimiento Cinco Estrellas, no se ha quedado a la zaga. A través de Twitter, ha afirmado que "en Francia, como en Italia, la política se ha vuelto sorda a las necesidades de los ciudadanos, alejada de las decisiones más importantes que conciernen al pueblo, el grito que se eleva alto y fuerte en las plazas de Francia es uno solo: "¡Participa!".

Las palabras de estos líderes de formaciones antisistema tienen como telón de fondo las elecciones europeas del próximo mes de mayo. Di Maio ha llegado a ofrecer ayuda a los chalecos amarillos para organizar eventos y definir una plataforma electoral.

París, que no consigue aplacar las protestas contra el Ejecutivo, ha invitado educadamente al Gobierno italiano a que se ocupe de sus asuntos y no de lecciones a nadie. La ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, ha afirmado en un tuit que Francia se abstiene de dar lecciones a Italia y que tanto Matteo Salvinio como Luiggi Di Maio deberían aprender a barrer la puerta de su casa.

Tambén a través de las redes sociales, Di Maio ha respondido que "quizás alguien en París ha olvidado cuando el presidente Macron les comparaba con la lepra al hablar del gobierno populista italiano.